Aprender de los hechos



ROCA- La escultora Nelly Jiménez Vallana participa de los encuentros de escultores desde 1988, cuando por primera vez fue al Chaco. Esta rosarina que lleva ganados primeros premios en salones tanto de Entre Ríos como del litoral y en la Expo Arte Nacional de Pureto Madryn, llega por primera vez a Roca con su bagaje y su entusiasmo.

Especializada en talla en madera, esta experiencia de trabajar con cemento sin embargo le gusta. Lo ha trabajado muchas veces pero no en un encuentro. A pesar de su experiencia, esta mujer no duda en afirmar que sin embargo en esta oportunidad ha aprendido algunas cosas, sobre todo por la parte climática. Ella normalmente trabaja con fibra de cáñamo para dar espesores y hacer superficies y aquí le aconsejaron que no lo hiciera por que el clima, con sus grandes diferencias de temperatura, provocan gran dilatación.

“Hay ciertas cosas que yo misma voy descubriendo como me pasó cuando fui por primera vez a El Chaco. Tallar no era la primera vez que tallaba, pero cuando uno tiene determinados tiempos, las cosas cambian” asegura.

“Esto es muy poquito tiempo y por más que uno le ponga un fraguante, están los tiempos naturales del secado que hay que respetar y cuando se produce un hecho como la lluvia, eso se atrasa”.

No tenía un bosquejo exacto de la obra porque no conocía el lugar donde se iba a emplazar. De todos modos “yo tenía en mi casa, que voy haciendo para después, siete bocetos que los traje porque me pensé que alguno me iba a funcionar. Pero como no conocía el lugar, venía a ojos cerrados. Con algunas modificaciones , estoy utilizando uno de esos bocetos porque tengo que adaptarlo en el tamaño y en el espesor. La obra tiene un hueco y le hago mayor ese hueco porque en la forma que lo ubiqué quiero que se vea justo el arco del puentecito. A medida que trabajo voy modificando sobre la marcha el esquema previo”.

En cuanto a volumen, ella está acostumbrada a diversos tamaños de obras. “El último trabajo que hice que fue para el hall de entrada de la Bolsa de Comercio de Rosario y tiene dos metros sesenta aproximadamente por un metro ochenta de alto. Es una obra hecha en bronce fundido”.

“He trabajado casi todos los materiales pero el que más me gusta es la madera”, dice sin titubeos. Trabajé con resinas, acrílicos, he hecho algunas experiencias de soldadura, cemento, yeso, algo de piedra, pero no, lo que más me gusta es la madera” reafirma.

Respecto de este encuentro, no dudó en afirmar que “me gusta. Me gusta participar. Yo creo que es interesante que no sea concurso sino encuentro, porque en el concurso hay otro clima, en cambio acá hay camaradería, la consulta a uno u otro, no está el nerviosismo, es más lindo”. “Aparte, yo no conocía Roca y me gusta mucho. Yo estoy muy contenta y muy a gusto”, sintetizó esta profesora de la Escuela Provincial de Artes Visuales de Rosario.


Comentarios


Aprender de los hechos