Aprobaron fusión



Finalmente, la Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV) y la naviera alemana Hapag-Lloyd unieron sus fuerzas mediante la fusión de sus negocios portacontenedores, convirtiéndose en la cuarta mayor empresa de transporte marítimo en el mundo. Los contratos correspondientes para la fusión de las dos compañías fueron firmados en abril en Hamburgo, Alemania, y con la aprobación de todas las autoridades regulatorias mundiales se cumplieron las condiciones suspensivas, detalló Hapag-Lloyd en un comunicado. De esta forma, la fusión de la naviera germana con el negocio de contenedores de CSAV resultaría en varias sinergias, como ahorros anuales de al menos 300 millones de dólares, mejoras en la productividad y reducción de costos.

Además, la compañía fusionada contará con alrededor de 200 buques portacontenedores con una capacidad total de aproximadamente un millón de TEU y volúmenes de carga transportados de 7,5 millones de TEU anuales y creará su cuarta sede regional en Valparaíso, Chile. Junto con esto, se esperan ingresos cercanos a los 12 billones de dólares.

“Éste es un gran día para ambas compañías. Con la fuerza de Hapag-Lloyd en el tráfico de Asia y en el Atlántico norte, combinada con la fuerte posición de CSAV en América Latina, nos convertiremos en la empresa líder de transporte en esta región y por lo tanto seremos capaces de ofrecer a nuestros clientes globales una red aún más atractiva y un mayor rango de productos”, señaló Rolf Habben Jansen, consejero delegado de Hapag-Lloyd, en el comunicado de esta semana.


Comentarios


Aprobaron fusión