Aprovecharon que no había alarma en la cocina del banco de Luro

#

Los investigadores rastrean entre las imágenes de las cámaras de seguridad alguna pista de los autores.

PEDRO LURO (AV).- La cocina de la sucursal del Banco Nación de Pedro Luro no tenía sistema de alarmas. La policía supone que los delincuentes que se alzaron el viernes con alrededor de 1,5 millones de pesos permanecieron ocultos en ese sector -al que habían accedido por una abertura que da un patio trasero- hasta que ingresaron los primeros empleados y desactivaron el mecanismo. Ya sin alarma que los delate, los tres ladrones encapuchados redujeron a los empleados y lograron su plan sin impedimentos. Ayer la Policía trabajaba en la ampliación de las imágenes de las cámaras de seguridad para intentar obtener alguna precisión sobre las características físicas de los asaltantes. Trascendió que alguno de ellos tendría un acento “llamativo”, aunque los investigadores evitaron dar certezas al respecto. “No fue tan perfecto; dejaron algunos detalles sueltos que estamos analizando. Sí está claro que fue organizado y que contó con una profundo trabajo previo, pero no descarto la posibilidad de que esos detalles pendientes puedan ser analizados para encaminar la investigación”, afirmó ayer el comisario Vicente Miñeri, titular de la Unidad Policial local. En cuanto a que los delincuentes hayan contado con información brindada por alguien ligado a la entidad o por personas del ámbito local que conocieran los movimientos y disposición interna de la sucursal, el jefe policial afirmó que “siempre se supone ese tipo de situaciones, pero no pasa de ser por ahora solamente una presunción”. El viernes a la noche, hasta pasadas las 22, los empleados del Banco permanecieron en la sucursal declarando acerca de lo acontecido aquella mañana. “Han aportado algunos detalles y estamos tratando de ver qué se puede ahondar en esas descripciones. Durante horas nocturnas se realizaron diligencias para poder determinar la veracidad de los datos”, explicó Miñeri. Los tres ladrones, que habrían tenido el apoyo de otros dos, abandonaron en la laguna La Salada el auto que sustrajeron a uno de los empleados del banco. Desde allí huyeron por caminos vecinales en otro vehículo, aparentemente blanco. Miñeri destacó que se reforzó la vigilancia en la zona de Bahía Blanca, Coronel Suárez y Pringles. Sobre la cifra sustraída, los investigadores calculan que el monto ronda los 1,2 millones. Sin embargo, otras fuentes relacionadas con el Banco la estimaron en más de 1,5 millones. “Solicitamos a la entidad bancaria que se establezca el monto final porque es necesario incorporarlo al expediente y notificar a la Justicia”, afirmó el comisario.

Marcelo Ochoa


Comentarios


Aprovecharon que no había alarma en la cocina del banco de Luro