Apurado, el gobierno reclama a Chávez por siderúrgicas

De Vido dice que intercederá ´sin dudar´ por Techint. Opositores, la CAC y hasta Moyano critican.

BUENOS AIRES (DyN).- En medio de fuertes reclamos empresarios, de la oposición y del propio oficialismo, el gobierno  debió salir ayer a aclarar que intercederá "sin dudar" por las empresas siderúrgicas Techint estatizadas en Venezuela tal como lo hizo ante el caso de Sidor, aunque aclaró que "respeta las decisiones soberanas de otros Estados, pero protegiendo los intereses nacionales".

La última medida del  presidente Hugo Chávez, fuerte aliado regional de los Kirchner, desató una   encendida polémica y sumó un ingrediente inesperado a la campaña electoral.   La oposición no dudó en expresar sus sospechas sobre una suerte de connivencia del matrimonio Kirchner con el presidente Hugo Chávez, al colar la polémica nacionalización de empresas ligadas al grupo Techint a los discursos de la campaña con vistas a las elecciones del 28 de junio.

Desde el sector empresario, que el mismo viernes a través de la UIA y la Asociación Empresaria Argentina (AEA) ya había reclamado una urgente acción del gobierno argentino en defensa de la propiedad de las firmas, se sumó la Cámara Argentina de la Construcción  (CAC). Su presidente,  Carlos Wagner, manifestó  su "rechazo a la decisión ", que calificó como " un peligroso antecedente para el desarrollo de las actividades de las empresas argentinas en Venezuela" y reclamó  al gobierno nacional "que agote los esfuerzos en defensa de los derechos de las empresas Tavsa, Matesi y Comsigua, propiedad del grupo Techint".

En tanto, el ministro de Planificación, Julio De Vido,  señaló ayer que el gobierno indicó que "repetirá sin dudar" las gestiones que realizó "ante la nacionalización de Sidor" luego del anuncio del gobierno venezolano  respecto de una nueva estatización de empresas siderúrgicas, entre las cuales figuran las tres que son de Techint.

Sin embargo, De Vido  aclaró que actuará "respetando como ha hecho siempre las decisiones soberanas de otros estados, pero protegiendo los intereses de los nacionales".  En este sentido, recordó las declaraciones del director ejecutivo de Techint, Luis Betnaza, quien había destacado "la participación de la presidenta" ante su par Hugo Chávez como "algo central para poder llegar" a una solución.

Por su parte, el líder de la CGT, Hugo Moyano, rechazó ayer la iniciativa venezolana y consideró que habría que estudiar "cuál es el motivo" que llevó al mandatario venezolano a tomar la determinación porque dijo que "hay que estar ahí para ver si estas empresas acompañaban el crecimiento del país".

"No comparto el hecho de estatizar empresas privadas porque no es la política que en su momento nos enseñó (Juan Domingo) Perón", señaló el líder camionero.

Una postura diferente mostró el titular del Banco Credicoop y candidato a diputado por el kirchnerista porteño, que defendió la medida de Chávez y criticó a la   AEA porque "nunca quiere discutir el modelo de rentabilidad". Heller sostuvo que la nacionalización "es una decisión de los venezolanos", y precisó que Chávez "tiene un proyecto que se llama Socialismo de Siglo XXI", y que contempla este tipo de medidas "Esta decisión de nacionalización está en el marco de un proyecto anunciado hace bastante tiempo, no es una novedad", subrayó Heller  Radio El Mundo.  


Comentarios


Apurado, el gobierno reclama a Chávez por siderúrgicas