Apuran ascenso de Milani en medio de denuncias

Más voces piden al gobierno que se lo aparte.

Archivo

En virtud de que se complica la situación del nuevo jefe del Ejército, César Milani, a partir de las denuncias de ex presos políticos que lo vinculan con la represión durante la dictadura militar, el kirchnerismo decidió apurar la aprobación de su pliego. Mientras en organismos de derechos humanos estalló de lleno la polémica y ya hay sectores que piden que se lo aparte –ver abajo–, Milani se presentó ayer de forma sorpresiva ante la Justicia de La Rioja para negar los hechos que se le atribuyen. Milani es mencionado en un testimonio del informe final “Nunca Más” elaborado por la Comisión Provincial de Derechos Humanos de La Rioja como el teniente de inteligencia que participó en el secuestro de Alfredo Olivera y de su hijo Ramón. También se reclama que declare por la desaparición en 1976 de un soldado que era su asistente cuando fue trasladado durante el Operativo Independencia a Tucumán. El Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel pidió ayer que la presidenta Cristina Fernández revise su designación, mientras que la dirigente de las Madres de Plaza de Mayo Nora Cortiñas reclamó una investigación “urgente” sobre la actuación del flamante jefe del Ejército. En este marco, el kirchnerismo convocó a sus principales espadas en el Senado para que el lunes traten en la comisión de Acuerdos el pliego del polémico militar. El kirchnerismo estaría ajustado en votos para conseguir la aprobación, de allí a que el jefe del bloque K, Miguel Pichetto abandonó momentáneamente la campaña política para buscar su reelección como senador por Río Negro y se abocará a juntar votos para tratar de evitarle un dolor de cabeza al gobierno en este tema. Ayer, en declaraciones a este diario, Pichetto, salió al cruce de las “imputaciones mediáticas” contra Milani. “No veo mayores dificultades para conseguir quórum y los votos necesarios para que se apruebe su pliego en la sesión del 31 de julio”. –¿A qué se debe su apartamiento de la Comisión de Acuerdos, en vísperas de una resolución tan delicada como es el ascenso de Milani, a quien un ex preso político denunció por su actividad en La Rioja en 1977? –Pedí ser reemplazado por el senador Aníbal Fernández, cuando no se sabía que se iba a apurar el tema pliegos militares. Me corrí por la campaña en mi provincia, pero el lunes voy a estar igual en el Congreso. Con mi presencia defenderé la propuesta de la presidenta. No hay ningún elemento nuevo que impida su ascenso. A Milani ya se le dio el aval en cuatro oportunidades, desde teniente coronel. Vienen ahora con las mismas objeciones. Se trata de una cuestión eminentemente política. –Las imputaciones del ex preso político Ramón Olivera son novedosas... –El legajo de Milani ya fue examinado y no hay ninguna cuestión de gravedad en su contra. Ante los dichos mediáticos de esa persona, se puso a disposición hoy (por ayer) de la justicia de La Rioja, para responder a cualquier investigación. –También se marginó Daniel Filmus de la Comisión de Acuerdos; ¿eso demuestra alguna fisura en el bloque oficialista? –No se porqué se apartó Filmus, yo ya le expliqué mis razones. El lunes habrá pronunciamiento favorable y el 31 se aprobará el pliego de Milani. –Sin embargo, la oposición insiste en que tanto en el tema derechos humanos como en la cuestión de la soberanía energética el gobierno incurre en graves contradicciones. ¿Es así? –Para nada. Por un lado, la presidenta está en su derecho de elegir a los militares que conforman las tres fuerzas, frente a cuestionamientos sin contenido. Por el otro, es imposible poner en marcha un proyecto de desarrollo y recuperación petrolera recortando al mismo tiempo gastos por importaciones gasíferas si no se pone en marcha Vaca Muerta. Se trata de una decisión muy importante que valoriza a la compañía y sus acciones. Y demuestra claramente que hay interés por invertir en la Argentina. (DyN/ABA)


Comentarios


Apuran ascenso de Milani en medio de denuncias