Aquellos días de 1810




Calles gredosas, pocas veredas y muy angostas... así era el paisaje de Buenos Aires. En días de lluvia, como el 25 de mayo patrio, se volvían intransitables. Y, como hoy hacen los taxis, las carretas no salían para evitar los pozones y las roturas de sus ejes.

Infografía 25 de Mayo


Comentarios


Aquellos días de 1810