Araca La Barda y la comedia en sus fuentes

El elenco estrena la obra de Molière "El enfermo imaginario". Una pieza remozada, que promete encaramarse a la fantasía y deslizarse por la diversión. Es el juego y el tablado de arlequín.

NEUQUEN (AN).- Las buenas noticias en el ámbito teatral se suceden. Estrena hoy, a las 22, el elenco Araca La Barda su obra "El enfermo imaginario" de Molière. Es en la sala Conrado Villegas, Irigoyen 138, de esta capital.

La dirección está en manos de Roberto Moss, reconocido actor y director de la ciudad de Mar del Plata, quien realizó además esta versión del original, adaptándola para dos actores.

Molière es el juego en la plaza, el tablado para el arlequín, la comedia en sus fuentes, la improvisación vocal, el cuerpo como fantasía, la diversión. El concepto es de Moss. Busca "un teatro inspirado en la poética dramática de las marionetas. Un teatro en el que el actor se burla de los condicionantes".

Gustavo Azar y Lala Vega, los protagonistas, estuvieron largamente con "Río Negro". Contaron que el vestuario y escenografía es de Lucila Delgado, la gráfica de Laura Ratto y la asistencia de Juan Ríos.

¿Cómo se decidieron por Molière en estos tiempos?

-Para cualquier actor es siempre un desafío muy importante enfrentarse con textos clásicos, debido a la vigencia que siempre tienen estas obras, por la exigencia actoral de los personajes y situaciones que ellas plantean.

-¿Encuentran afinidad en ese autor?

-Sí, con nuestras propias búsquedas estéticas y nuestra concepción del teatro, en cuanto al tipo de comunicación que se establece con el público. Es el humor crítico: por la necesidad de ampliar la recepción de los espectáculos a la mayor cantidad de público posible, a través de productos de calidad.

-Sobre el texto ¿lo remozó el director?

-Escribió una versión para dos actores donde se intenta mantener el espíritu de la obra, el juego y la improvisación de los antiguos comediantes y la energía y alegría de la actuación. En ese sentido no hay una "actualización" del texto sino una revalorización de un estilo de teatro que tiene su eje en el trabajo del actor.

-¿La obra va en temporada?

-Luego del estreno seguiremos todos los sábados de marzo y de abril en la sala Conrado Villegas a las 22.

También estamos organizando un ciclo de funciones para colegios secundarios, que responde a la necesidad de acercar a los adolescentes a textos clásicos de la literatura.

-¿Cómo se encuentran?

-Ansiosos por la proximidad del estreno y con la alegría que nos genera siempre la posibilidad de actuar y acercarnos al público con lo que más nos gusta hacer.

Creemos que el teatro es una fiesta y en este caso ofrecemos una obra con mucho humor, apta para todo público.


Comentarios


Araca La Barda y la comedia en sus fuentes