Argentina acelera la devaluación, pero no alcanza

El dólar se fortalece en el mundo y el país sigue perdiendo competitividad.

ECONOMÍA

El contexto internacional no está ayudando a la economía argentina.

El euro tocó ayer su menor nivel en los últimos 12 años para ubicarse en el piso de 1,06 por dólar. La moneda brasileña por su parte llegó a perforar el techo de los 3,15 reales ayer al mediodía para finalizar la jornada financiera, tras una fuerte intervención del Banco Central de ese país en torno a los 3,10 reales.

La política oficial de mover a pasos muy pequeños el tipo de cambio nominal va a contramano de lo que está ocurriendo desde hace un tiempo en el resto de la región y el mundo. El dólar se fortalece a escala global y el peso quedó atado a la moneda ahora más fuerte y pierde terreno contra las ahora más débiles. El euro por debajo de 1,1 por dólar y el real por encima de 3 por dólar son reflejos elocuentes del cambio de ciclo económico: de la apreciación a la depreciación de las monedas.

En este contexto, los hombres de Kicillof intentan acelerar las microdevaluaciones para que la economía argentina no siga perdiendo competitividad. Ayer el dólar oficial tocó los 8,78 pesos, subiendo, desde comienzos de mes, poco más de 4 centavos. Si bien esto representa la mayor suba en comparación con el mismo lapso de enero y febrero, no alcanza para compensar la fortaleza que está mostrando el dólar en el globo. Las estadísticas muestran que Argentina corre por detrás del resto de las monedas en esta guerra por la competitividad cambiaria. En lo que va del año el peso se devaluó cerca del 4% contra un real que se depreció un 18% y un euro que perdió 11% frente al dólar.

El tipo de cambio real de Argentina (el nominal descontando la inflación) cayó un 16% contra el dólar en los últimos doce meses y 31% contra el real. La pérdida de competitividad es evidente. Y en medio de esta contenida trayectoria alcista del peso, el Banco Central continúa sacrificando reservas con el fin de atenuar la depreciación de la moneda. Ayer la autoridad monetaria finalizó con saldo vendedor de 40 millones de dólares, que suman ya 220 millones en lo que va de marzo.

¿Por qué Economía no termina de profundizar la devaluación acompañando al resto del mundo? Por un problema que no tienen los demás países: inflación. Si el gobierno toma la decisión de quitar el ancla cambiaria a la economía, la mayor parte de la suba que registrará la paridad se trasladará a precios, presionando los indicadores inflacionarios, ya elevados, que hoy tiene el país.

“La devaluación de enero del año pasado que hizo el gobierno bajo consejo de Juan Carlos Fábrega hoy no tiene cabida en el gobierno”, sentenció un allegado del ministro de Economía en diálogo con “Río Negro”. Con el paso a paso que representa las minidevaluaciones, el gobierno intentará llegar a fin de mandato sin generar grandes cambios en el dólar. Esto sin dudas afectará a la economía argentina, que profundizará su pérdida de competitividad, y dejará un problema para la próxima gestión que tendrá menos margen para desactivar la presión de un dólar, a contramano del mundo, cada vez más depreciado en el país. (Redacción Central)

Euro


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora