Argentina está en el "buen camino"



BUENOS AIRES (ABA) .- Para el presidente ejecutivo de la Fundación Arger, Benjamín Koziner, el primer "work shop" argentino-germano sobre tratamientos celulares y moleculares contra patologías arrojó como primera conclusión que Argentina está "en el buen camino" en lo que a la materia se refiere.

"Se expuso sobre la importancia de efusiones de células de la médula ósea para reparaciones de infarto de miocardio, de nuestra experiencia; de los estudios validados por las agencias regulatorias argentinas y norteamericana, así como de vacunas antitumorales y los nuevos protocolos que se están empezando a imponer", sintetizó el científico en diálogo con "Río Negro".

El objetivo central del evento –continuó Koziner-, fue el "conocimiento mutuo de las comunidades científicas más representativas de Alemania y Argentina y pudimos poner dar cuenta de que aquí se hace ciencia del mejor nivel".

El pionero en autotrasplante de médula ósea, indicó que Europa ya está en un nivel científico comparable al de los Estados Unidos que –agregó como dato sorprendente-en medicina regenerativa ya han sido superados por los asiáticos favorecidos por un marco regulatorio más laxo y flexible.

"Hace unas décadas Corea del Sur "no existía" en el primer nivel de la especialidad y hoy es una potencia", expresó el barbado científico durante un cuarto intermedio del simposio.

En el caso de Argentina, el entrevistado subrayó que es un país que cuenta con tres premios Nobel (a diferencia de Brasil que pese a sus avances tecnológicos no recibió ese lauro) con muchos científicos destacados y muy jóvenes a los que hay que apoyar y darles el marco adecuado para su evolución.

Ya entrando en su especialidad, el entrevistado puntualizó que en el terreno de las terapias con células madres están las condiciones para generar vacunas antitumorales con sus patentes, y que en ese plano nuestro país "se puede volver un país de punta si consigue buenos socios".

Koziner comentó que en Argentina se realizaron trasplantes de todo tipo y que su laboratorio trabajó en reparación de infartos de miocardio y regeneración de tejidos como cartílagos.

En concreto, el renombrado médico realizó las únicas diez operaciones en la que células stem se inyectaron directamente en el músculo cardíaco (en las anteriores se liberaban a sangre y de ahí la dificultad que tenían de llegar al lugar de la lesión), reconstituyéndolo.


Comentarios


Argentina está en el "buen camino"