Argentina pasó una prueba de fuego en el Mundial de China

Con la trabajada victoria sobre Rusia, la Selección avanzó a la segunda ronda del Mundial con puntaje ideal. Los de Hernández dieron una muestra de carácter y van por más en China.



En el momento más complicado del partido, Facundo Campazzo se puso el equipo al hombro y le dio el triunfo a la Argentina.

En el momento más complicado del partido, Facundo Campazzo se puso el equipo al hombro y le dio el triunfo a la Argentina.

Argentina no brilló como en sus dos primeras presentaciones pero logró su objetivo: derrotó a Rusia por 69-61 y se quedó con el primer puesto del Grupo B del Mundial China 2019, lo que permite avanzar a la segunda fase con puntaje ideal.

“Si queremos seguir subiendo escalones hay que mejorar. Está bueno ganar sin jugar del todo bien, pero debemos y podemos jugar mejor”, aseguró Facundo Campazzo, la gran figura de la victoria albiceleste con 21 puntos, 7 asistencias y 3 robos.

El duelo ante los rusos representó un desafío muy diferente a los partidos de las dos primeras jornadas (frente a Corea del Sur y Nigeria), ya que se trataba de un rival de jerarquía, pero el combinado nacional supo sacarlo adelante.

Los datos

5
Los mundiales en los que Argentina arrancó con tres victorias al hilo: Buenos Aires 1950, Indianápolis 2002, Japón 2006, Turquía 2010 y China 2019.
43
Los partidos consecutivos de Marcos Delia con la camiseta de la selección. El interno es fundamental para el equipo.

Los europeos pusieron a prueba el carácter del equipo que comanda Sergio Hernández. Con una defensa que por momentos fue asfixiante, Rusia exigió e incomodó al elenco albiceleste que no contó con el buen funcionamiento colectivo de otras presentaciones.

“Rusia es un equipo que defiende muy fuerte y te lleva al error. Estoy muy contento por el triunfo. Fue un gran test para nosotros, una prueba que teníamos que pasar, y pasamos”, resaltó Hernández tras la victoria.

Ante la falta de la respuestas del equipo, aparecieron las soluciones individuales por parte de los jugadores argentinos. Con Campazzo como estandarte, no solo desde el juego sino también en lo anímico, la albiceleste sacó adelante un duelo que le permite mirar el futuro con buenos ojos.

Derrotar a un conjunto europeo en un Mundial no es poca cosa y Argentina lo logró gracias a la jerarquía de sus jugadores.

“Se había puesto feo pero en ningún momento nos caímos desde lo mental. Sí considero que tenemos que crecer a partir de esta experiencia”.

Sergio Hernández valoró la actitud del equipo en un partido muy complicado.

Con esta victoria, los de Hernández pasaron como primeros del grupo a la ronda siguiente y relegaron a Rusia al segundo lugar.

En la próxima fase, Argentina formará parte del Grupo I donde enfrentará a Venezuela, mañana a las 9, y Polonia, el domingo a la misma hora.

Para esta ronda el plantel nacional arrancará con seis unidades (igual que los polacos) e irá por un lugar en los cuartos de final, avanzan los dos mejores de la zona. Además, buscará el pasaje a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, al que sólo irán los dos mejores seleccionados americanos de manera directa.

Opinión: Esta selección tiene el ADN del básquet argentino

*Por Pablo Romero (DT de Pacífico y formativas de la selección)

El planteo de Rusia incomodó a la Selección. El tanteador final demostró que los dos equipos trabajaron mucho en el análisis sobre el rival.

Ambos equipos se enfocaron en reducir las virtudes de su oponente y en potenciar las habilidades propias. Fue un partido muy estrátegico y de mucha batalla táctica.

Si bien a Campazzo y a Scola les costó entrar en partido, lo pudieron resolver muy bien.

En este Mundial, Argentina está atravesando un recambio generacional importante. Hay muchos jugadores que están haciendo su debut mundialista pero los objetivos se están cumpliendo.

La Selección llegó a China con la intención de ser un equipo competitivo y lo está logrando.

Haber conseguido el primer puesto del grupo, algo que no es poca cosa, y llegar a la segunda fase con el arrastre de puntos perfecto, es muy importante para lo que viene. Genera expectativas porque se está haciendo un buen papel.

Se nota que el equipo tiene el ADN del básquet argentino, que es defender intenso hasta la última pelota y siempre buscar al mejor ubicado en ofensiva.

De seguir así las perspectivas son las mejores.


Comentarios


Argentina pasó una prueba de fuego en el Mundial de China