Argentina pretende hacer un cierre que ratifique su nivel

La situación hace que oficie de juez de toda la fecha.Bielsa pone lo mejor que hoy tiene disponible.Uruguay corre el riesgo de quedar afuera si pierde.



MONTEVIDEO (DyN, Enviado especial) - Por un lado la urgencia de Uruguay, que llegará al clásico rioplatense de hoy a las 20.40 en el mítico "Centenario", con tres variantes: clasificarse directamente para el Mundial, pasar al repechaje frente a los australianos o quedar una vez más al margen de una Copa del Mundo.

El público uruguayo no parece tenerle demasiada confianza a sus jugadores, pero cree que al menos, tendrán que definir la situación con los australianos, el 20 como visitantes y el 25 como anfitriones.

Juez y parte será el seleccionado argentino, incuestionable ganador del grupo sudamericano, que hace casi dieciséis meses que no pierde (1-3 ante Brasil 3-1 en San Pablo, pero se tomó el correspondiente desquite) y está considerado como uno de los más poderosos del mundo.

A pesar de estar clasificado con cuatro fechas de antelación, Marcelo Bielsa recurrirá a la mejor formación disponible, con la doble finalidad de ajustar detalles en el plantel que irá a Asia el año próximo en procura del tricampeonato y evitarle perjuicios a los otros participantes de estas eliminatorias que todavía luchan con Uruguay: el tetracampeón Brasil y la Colombia de los Córdoba, Oscar e Iván.

En el campamento de Ezeiza se resaltó que el seleccionado siempre tiene la necesidad y la ambición de ganar, que de ninguna manera se permitirán relajarse e inclusive se recordó que se trata de un clásico, por lo que la motivación es óptima.

Los uruguayos son conscientes de que se hallan en una posición difícil porque llegan a la fecha decisiva un punto por debajo de Brasil. Para agravar el panorama de los uruguayos, Brasil se apresta a jugarse entero, pero en su propia casa y ante los venezolanos. Por eso los uruguayos están pendientes de lo que ocurra en el Centenario, de lo que pase con Brasil y de cómo le vaya a Colombia en su dificultosa visita a Paraguay.

Al menos en principio, Uruguay se preparó para salir a buscar el triunfo con un esquema arriesgado, compuesto por tres defensores, dos laterales volantes, doble pivote central, un enganche y dos delanteros.

Los argentinos además del prestigio, el honor y la rivalidad van por más victorias porque ya están ante los últimos exámenes previos a la cita en Japón y Corea, por lo que cada jugador busca afirmar su posición y el equipo todo procura la evolución que le permita aspirar al título.

"Siempre hay que tratar de jugar bien"

BUENOS AIRES DyN) - Claudio López consideró respecto de su presencia en el seleccionado que "hay que tratar de jugar bien, ganar y convencer al técnico para la próxima convocatoria".

Según López, "jamás se juega distendido en la selección. Acá tenés que ganar y demostrar que estás para seguir jugando en la selección. Uno trabaja desde el primer día para hacer las cosas bien y para cumplir un objetivo lo más rápido posible. Se dio ante la clasificación, mejor, pero de lo contrario hubiéramos luchado hasta el final".

"De ninguna manera tomamos que se nos considere como una de las mejores selecciones del mundo junto a Francia. Simplemente tratamos de seguir sumando en el juego que queremos hacer y convencer al técnico de que queremos seguir estando en las convocatorias de la selección", aseguró.

Al preguntársele si el nivel del equipo en el último partido ante Perú lo había decepcionado, expresó que "decepcionado no, las eliminatorias sudamericanas son muy duras, son muy exigentes, hay mucha presión y no siempre se puede jugar bien".

En cuanto a las controversias planteadas respecto de Batistuta y Crespo, comentó que "son opciones de juego que en situaciones impone un técnico".

Riquelme tendrá otra chance en el equipo nacional

Juan Román Riquelme volverá a ser convocado para el seleccionado para alguno de los tres amistosos -aún faltan definir cuáles serán los rivales- que jugará el equipo de Bielsa en febrero, marzo y abril próximos, antes del mundial de Corea-Japón 2002.

Según le confió a Télam una fuente vinculada al cuerpo técnico, Riquelme podrá mostrarse en alguno de esos encuentros y aún tiene muchas chances de integrar la lista final para el Mundial.

Para el encuentro ante Uruguay tanto Riquelme como Guillermo Barros Schelotto habían sido convocados por Bielsa, pero los directivos de Boca prefirieron no cederlos ante la proximidad del choque con el Bayern Munich el 27 de noviembre en Tokio, por la Copa Intercontinental de clubes.

Bielsa no se molestó por la negativa del club a ceder a los jugadores (fue una táctica perfecta ante el clamor popular para que convoque a Riquelme), porque el técnico "preveía que esa sería la respuesta de los dirigentes de Boca", agregó la fuente.

Tal vez una de las pocas polémicas del exitoso ciclo de Bielsa al frente del seleccionado (la otra fue su pelea con José Luis Calderón en el aeropuerto de Asunción, después de la Copa América "99) fue la presión porque Riquelme integre el plantel, pero el entrenador lo tiene en su planes para el Mundial.


Comentarios


Argentina pretende hacer un cierre que ratifique su nivel