Argentina tiene un objetivo Mundial en China

El combinado nacional debutará mañana en la cita mundialista, ante Corea del Sur, con el foco puesto en crecer como equipo.



Con el objetivo de, cómo mínimo, llegar a los cuartos de final y ratificar la obtención de la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima, Argentina comenzará mañana ante Corea del Sur su camino en el Mundial de China, que finalizará el 15 de septiembre.

Atrás quedó el nombre de Generación Dorada y ahora el conjunto nacional intentará escribir su propia historia, sin olvidar el legado que dejaron Manu Ginóbili, Andrés Nocioni y compañía.

Liderado por el campeón olímpico y ex NBA Luis Scola en la pintura y en la base por la dupla Facundo Campazzo -llega limitado por un esguince en el tobillo derecho- y Nicolás Laprovíttola, Argentina protagonizará el grupo B con Rusia, Nigeria y Corea del Sur. De allí saldrán dos clasificados a la segunda fase del certamen.

El dato

2
Los equipos que clasificarán, por grupo, a la segunda fase del torneo.
3
Los partidos de la primera fase: sábado 31/8 ante Corea del Sur a las 9.30, lunes 2/9 frente a Nigeria a las 5.30 y el miércoles 4/9 contra Rusia a las 9:30.

Es fundamental la vigencia de Scola (39 años), al que se lo vio en buena forma durante los amistosos previos, en especial en la aplastante victoria ante Rusia, en la que aportó 13 puntos, y en la caída del martes a manos de España, con su buen trabajo defensivo frente a rivales de jerarquía.

Además del capitán, la ilusión nacional pasa por Campazzo, a pesar de su lesión por la que arribará con lo justo desde lo físico, ya que aporta la verticalidad necesaria para el básquet moderno y siempre es una rueda de auxilio en defensa.

El crecimiento de Laprovíttola, quien dejó atrás las dudas luego de una gran temporada con el Joventut de Badalona -finalizó como MVP de la Fase Regular-, y la confirmación en su rol dentro del campo, refleja que el punto fuerte de Argentina estará en la base.

El aspecto más flaco del representativo nacional pasa por los rebotes en su propio tablero y su falta de altura en comparación a los grandes candidatos al título. Este inconveniente se vio en las últimas presentaciones y es, junto con las pérdidas, algo a resolver si pretende meterse entre los ocho mejores del mundo.

En ataque la Albiceleste se mostró con un juego fluido, con buenos movimientos de balón y sin egoísmo para generar espacios a la hora de ejecutar las ofensivas planeadas. A pesar de ello, los porcentajes de los tiros externos fueron en general bajos, si en el certamen mejora la puntería Argentina podrá hacer un gran actuación.

El combinado nacional debutará mañana, a las 9.30, ante Corea del Sur en busca de un triunfo que le permita ilusionarse.


Comentarios


Argentina tiene un objetivo Mundial en China