Aborto: año difícil para el proyecto

Los promotores admiten que podría no ser tratado en el Congreso. Inciden varios factores: el calendario electoral, menos sesiones y que no haya cambios en la relación de fuerzas. Con todo, presentarán en marzo una iniciativa con concesiones. La calle, clave.

12 ene 2019 - 23:32

El proyecto de despenalización del aborto enfrentará un año difícil, y así lo reconocen varios de sus defensores, que no pueden garantizar que vaya a llegar siquiera al recinto en Diputados. Por un lado, la composición de ambas cámaras parlamentarias siguen siendo, lógicamente, la misma, y no habría razones para que lo que no pudo ser aprobado el año pasado en el Senado, sea aprobado ahora. Segundo, se prevé un Congreso paralizado por las elecciones: y pese a que sin duda formará parte de la campaña, una iniciativa que generó duras discusiones internas y bastante desgaste tiene pocas chances de ser impulsada por los distintos bloques. Pese a todo, los verdes van a dar pelea: la Campaña Nacional por el Aborto Legal presentará en marzo su proyecto, con cambios para lograr más adhesiones. Además, apostarán fuerte al efecto calle.

El 14 de junio del año pasado, luego de más de dos meses de debate de una intensidad inédita y de 7 presentaciones de proyectos a lo largo de 11 años, Diputados le dio media sanción por primera vez a una iniciativa de aborto legal, seguro y gratuito. Pese a la marea de expectativas que generó, no prospero luego en el Senado. Para obtener media sanción el proyecto original recibió en esos dos meses de 2018 varios cambios que lo “ablandaron”: objeción de conciencia para profesionales de la salud, consejerías previas para quienes decidan abortar, consentimiento de padres o tutores para menores de 16 años, entre otros.

“El consenso que tenemos es de presentar un proyecto en marzo de este año, y la idea es presentar lo que logramos en la media sanción, no ir para atrás. Partir de ese piso y avanzar en algunas discusiones a partir de ese piso”, dice Victoria Donda, diputada nacional y referente de la Campaña. Será la octava presentación.

“No va a hacer un año fácil para el Congreso con la campaña electoral y menos para este tipo de proyectos sensibles. Si va a llegar al recinto, no lo sabemos hasta que tome estado parlamentario. Lo primero es presentar el proyecto y juntar más firmas que las 70 del año pasado, sabiendo que lo votaron 129 diputados. Dar un impacto fuerte”, anticipa Daniel Lipoevtsky (Pro), uno de los defensores del texto en el oficialismo.

Según afirman en la Campaña y entre quienes acompañarán la iniciativa, hay intenciones de agregar nuevas “concesiones”: una de ellas sería la posibilidad de “objeción de conciencia institucional”, es decir, no sólo para profesionales sin para las mismas clínicas, algo no incluido en el texto de Diputados y cuestionado en el Senado. “Es difícil que el mensaje del Senado cambie, pero habrían menos argumentos falsos para rechazar”, dice Lipovetsky.

La clave, aseguran Lipovetsky y Donda, estará en la calle: fechas clave serán el Día de la mujer el 8 de marzo, y los primeros días de junio, marcados por las masivas movilizaciones del Ni una menos. “La calle, la opinión pública va a tener peso fundamental. Se gana en la sociedad y se vota en el Congreso”, afirma la diputada. Nadie duda que la campaña electoral reproducirá el debate y la nueva composición para el Congreso será una bandera. Pero si la campaña puede encender el debate para este año o si, en cambio, impedirá cualquier tratamiento, se verá en los próximos meses.

En junio pasado, Diputados le dio media sanción por primera vez a un proyecto de aborto legal, seguro y gratuito. La iniciativa no prosperó en el Senado.

La reforma del Código Penal, que el gobierno buscará tratar este año, podría incluir el aborto. Por lo que se conoció hasta ahora, el anteproyecto incluía una reducción de penas al punto de que sean excarcelables para las mujeres que interrumpieran “ilegalmente” su embarazo. Es decir, se impediría que la mujer vaya presa, pero se mantendría la práctica en la ilegalidad y por lo tanto en la peligrosa clandestinidad. Entre los Diputados a favor de la despenalización la reacción varía entre considerarlo un muy pequeño paso adelante y un hecho que podría restarle fuerza al verdadero reclamo. Quienes rechazaron la despenalización del aborto el año pasado, radicalizados luego de la victoria, tampoco respaldarían esta modificación.

No hay nada definido aún en ese sentido. El proyecto de reforma volvió quedar en revisión y habrá que ver cómo ingresa finalmente al Congreso y qué plantea sobre el aborto. Pero no cambiará mucho la situación actual en torno a este tema.

Buenos Aires

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.