Actividad: el gobierno se resigna a bajar la tasa sólo a partir de octubre

Lo admitieron fuentes del Ministerio de Hacienda a “Río Negro”. Estiman que recién entonces el Banco Central podría mejorar las condiciones de financiamiento para las empresas. Creen que el impacto de la devaluación empezará a ceder el mes que viene.

15 jul 2018 - 01:34

El gabinete económico estima que recién a fines de septiembre o principios de octubre próximos el Banco Central podría iniciar una baja de la tasa de interés, con el objetivo de generar condiciones más viables para el financiamiento y la recuperación económico, al tiempo que algunos economistas coincidieron en esa previsión, pero aclararon que eso podría suceder sólo en el caso de que la plaza cambiaria esté absolutamente tranquila.

Un importante funcionario del gabinete económico nacional puntualizó a “Río Negro” que justamente se hizo esa previsión teniendo en cuenta la trayectoria del índice de precios, producto de la fuerte devaluación.

“Creemos que los efectos del ajuste del tipo de cambio en la devaluación pegaron muy duro en junio, está golpeando en julio, pero consideramos que para agosto ese efecto se va a empezar a diluir, con lo cual se podría pensar a partir de fines de septiembre en una baja de la tasa que aplica el Banco Central”, resaltó el funcionario del Ministerio de Hacienda de la Nación.

La tasa de política monetaria del Banco Central se ubica en el 40 por ciento, una cifra notablemente elevada que se sitúa incluso por encima de la proyección de inflación del 30 por ciento para este año.

El ex titular de la autoridad monetaria, Federico Sturzenegger, decidió aumentar la tasa del 33 al 44 por ciento hacia mediados de mayo pasado, como una forma de generar herramientas que pusieran freno a la notable corrida cambiaria que se vivió en esos días.

“Es imposible con una economía inestable como la que hemos tenido bajar la tasa de interés en este momento”, advirtió el mismo funcionario de Hacienda . “Sabemos que indudablemente esto tiene un costo, pero creemos que a partir de una mayor estabilidad y un nivel inflacionario que empezará a bajar a partir de agosto allí habrá un panorama más claro para después promover algún tipo de reducción”, resaltó.

El nivel de la tasa de interés es motivo de fuertes quejas por parte de distintos sectores industriales y comerciales del país, quienes consideran que es prácticamente imposible poder acceder al financiamiento.

Hace dos semanas funcionarios de Hacienda estuvieron reunidos con ejecutivos de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y ambas entidades elevaron la voz de alerta por la altísima tasa de interés del Banco Central que repercute en todo el sistema financiero nacional.

Atento a esto, fuentes del gobierno comentaron que el ministro de Producción, Dante Sica, está trabajando arduamente en diferentes sectores para asegurar la cadena de pagos de las pequeñas y medianas empresas y también para buscar la forma en que las mismas puedan acceder a líneas de financiación más viables.

Hay que tener en cuenta que el próximo martes el gobierno dará a conocer la inflación de junio, que dará un nivel del 3,4 o 3,5 por ciento, según estiman fuentes oficiales y en julio bajaría cerca de un punto, entre 2,4 y 2,5%.

“Estas cifras son muy elevadas aún como para llevar adelante alguna flexibilidad en la política monetaria”, concluyó otra fuente del Ministerio de Hacienda.

Dato
40%
es la tasa de política monetaria del Banco Central. Está diez puntos por encima de la proyección anual de inflación.
Para los especialistas, mayor es el costo de la inestabilidad

No hay discusión al respecto: son varios los economistas que coinciden en que por ahora no es el momento para que el Banco Central que maneja Luis Caputo baje la tasa de interés. Pero los especialistas advierten que tampoco se pueden prolongar mucho en el tiempo esos niveles de intereses por el fuerte impacto que suponen para la actividad económica.

En ese sentido, el analista Marcelo Elizondo consideró en un diálogo con “Río Negro” que “es fundamental que la tasa baje, pero para que ocurra eso debe haber una sostenida estabilidad cambiaria”.

“Sin dudas que es un costo político alto tener un tasa de interés elevada, porque impacta sobre la actividad económica y la financiación, pero mayor costo tiene la inestabilidad del tipo de cambio, como lo vimos en los meses pasados de mayo y junio”, resaltó Elizondo.

El especialista recalcó que “en la Argentina, al revés de lo que pasa en otros países del mundo, la inestabilidad cambiaria es mucho más riesgosa que la inflación en sí misma ”, y agregó que “si continúa la estabilidad del tipo de cambio que estamos observando por dos o tres meses allí se podría pensar en un inicio de baja de tasas”.

Buenos Aires

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.