Concejala del FIT denunció que el PO compró un Smart TV y juegos con su sueldo

La edil asumió en 2016 y de 52 mil pesos de salario solo percibía 14 mil. Reclamó que además compraron dólares en Estados Unidos e Irlanda y que le retenían el salario familiar.

16 abr 2018 - 19:15

Una concejal del municipio de Godoy Cruz que representaba al Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), denunció al Partido Obrero (PO), que retenía parte de salario para destinarlo a la “lucha partidaria”, pero detectó que sus tarjetas eran usadas para comprar dólares en países como Estados Unidos o Irlanda, Televisores y hasta un juego de Play Station. Silvina Licata rompió el silencio y contó que tuvo que atravesar situaciones de explotación y que fue censurada.

Silvina Licata tiene 27 años y asumió como concejala para el FIT en agosto de 2016, como única integrante del bloque. En diciembre del año pasado se desvinculó del PO, luego de numerosas situaciones que debió sufrir por parte de este movimiento partidario.

“Los derechos de los trabajadores que dicen defender son violados por ellos mismos”, sostuvo la joven edil mediante un comunicado de prensa. Tras casi dos años como concejala para el FIT, la mujer explicó que cobraba mensualmente unos 14 mil pesos, pero que su salario real rondaba los 52 mil pesos. El resto era retenido por el Partido Obrero para destinarse a lo que ellos llaman “lucha partidaria”.

Es importante resaltar que los diputados de este movimiento pregonan la donación de parte de sus salarios para el partido político. Pese a que Silvina es madre soltera y “único sostén de familia”, aceptó donar gran parte de su salario. A lo largo de los dos años que lleva ejerciendo como concejala, empezó a notar que con los 14 mil que el partido le pagaba no alcanzaba para cubrir las necesidades básicas, como pagar el alquiler o el jardín de infantes de su hijo.

Inclusive le retenían el salario familiar, lo que ella consideró no estaba dentro de lo que ella deseaba donar al partido. Además, sostuvo que la donación no está “blanqueada” para los legisladores, por lo que en su mayoría, desconocen en que se gasta este dinero, explicó.

Tampoco le permitían acceder a su recibo de sueldo para realizar trámites, ni a su cuenta bancaria, ante los pedidos que el PO le realizaba y atendiendo a los principios morales sobre la política que tiene el partido. Solo podía cobrar lo que coincida con el “salario vital y móvil”, y donar lo que exceda.

Una llamada que recibió en febrero de este año generó alarma en la edil, ya que desde una empresa dedicada a la venta de electrodomésticos le pedían confirmar la compra de un Smart TV, y le precisaron el domicilio al que el producto iría, la sede del Partido Obrero en ese ciudad, en la calle 9 de Julio. Al mes siguiente, cuando fue a retirar su sueldo se encontró con que no había dinero.

Cuando llegó el resumen de esta tarjeta, que ella no había pedido según aclaró, figuraba un juego de PlayStation, pagos por publicidad web para el Partido Obrero, viajes al exterior y compra de dólares en Estados Unidos e Irlanda. Todas estas operaciones tuvieron montos por arriba de los 50 mil pesos y no fueron consentidas por Licata, que además ya había abandonado el PO desde diciembre.

El 10 de este mes la joven concejala radicó una denuncia por estafa ante la Unidad Fiscal de Delitos Económicos y señaló al apoderado del PO, Martín Rodríguez, y al diputado provincial, Héctor Fresina.

La concejala dejará su puesto en pocos días, por la renovación del Concejo Deliberante, pero su denuncia podría prosperar y acarrear importantes consecuencias para este partido que tiene injerencia en todo el país.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.