El financista K, a la espera de ser arrepentido

Ernesto Clarens aún espera la homologación del acuerdo de colaboración que firmó con el fiscal Stornelli.

06 sep 2018 - 00:00

El financista vinculado a Néstor Kirchner y a Lázaro Báez, Ernesto Clarens, aún espera la homologación del acuerdo de colaboración que firmó con el fiscal Stornelli para convertirse en el próximo “arrepentido” en la causa que investiga una estructura de sobornos que durante el gobierno kirchnerista, eran recaudados de empresas contratistas del Estado.

Se trata de una maniobra delictiva “montada desde el Gobierno” que –según los números que analiza la Justicia–, llegó a mover en fondos ilegales más de 200 millones de dólares. Para las operaciones, se utilizaron financieras y diversas empresas. Ése debe ser el aporte más esencial que Clarens debe brindar ante el juez Bonadio.

Hace dos días el juzgado analiza la declaración del financista K, resultado de una indagatoria de más de ocho horas ante el fiscal Stornelli. Según pudo saber Clarín aún resulta “insuficiente” la información proporcionada. “No conforman los dichos de su confesión”, indicó una fuente allegada a la investigación.

Con este escenario, por segunda vez, peligra para Clarens obtener la homologación que lo convertiría en el “arrepentido” número 18 en esta causa que cuenta con medio centenar de acusados entre ex funcionarios, dirigentes kirchneristas y empresarios.

Hoy por la mañana el financista que supo tejer negocios con Lázaro Báez –acusado de lavar entre 2010 y 2013 60 millones de dólares–, deberá volver a los Tribunales de Comodoro Py y en caso que Bonadio lo considere necesario, ampliar su indagatoria ante el fiscal de la causa.

Con este escenario, por segunda vez, peligra para Clarens obtener la homologación que lo convertiría en el “arrepentido” número 18 en esta causa.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.