El matrimonio gay es ley tras una histórica sesión en el Senado

Entrada esta madrugada, el oficialismo impuso su proyecto por 33 votos a 27.

Argentina es el primer país en América Latina en tener una legislación de este tipo.

15 jul 2010 - 00:00

El Senado aprobó esta madrugada el proyecto de ley oficial que modifica el Código Civil y permite el matrimonio homosexual.

La votación llegó tras casi 15 horas de debate, a las 4 de la mañana.

Finalmente la votación fue más amplia de lo esperado, ya que 33 senadores votaron a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y 27 en contra.

Por el margen en los números no hubo votación en particular y por lo tanto no se modificó ningún artículo del proyecto que tenía media sanción de Diputados.

Con la aprobación de esta ley, Argentina se convierte en el primer estado de América Latina en el que los homosexuales tienen el derecho a contraer matrimonio y el décimo a nivel mundial.

El debate fue haciéndose cada vez más rico hasta llegar a los titulares de los bloques del Senado.

El último orador fue el rionegrino Miguel Pichetto, titular del bloque oficialista. El kirchnerista destacó los discursos de los radicales Gerardo Morales y Ernesto Sanz. Luego criticó con dureza a la Iglesia -y su titular Jorge Bergoglio- por su postura ante el proyecto. “Es increíble este pensamiento retrógrado”, afirmó.

“No hay ninguna razón para que se limiten los derechos”, argumentó el rionegrino. Además destacó que el proyecto “no era del Ejecutivo”. Por primera vez se está debatiendo sobre los derechos de “una minoría”, destacó el titular del bloque del PJ promediando su exposición. Como al principio del debate, Pichetto volvió a cruzarse fuerte con la legisladora del PJ disidente, Liliana Negre de Alonso, que terminó con lágrimas en los ojos.

Antes habló Gerardo Morales, titular de la bancada radical, quien había afirmado que la nueva norma servirá para que personas que hoy no tienen derechos plenos en algunos aspectos, como es el casamiento en el caso de los gay, puedan contar con ellos.

El titular del PJ Federal, Alberto Rodríguez Saá, fue el antepenúltimo orador. Criticó la apuesta a “todo o nada” que propuso el kirchnerismo y destacó la opción planteada con la unión civil. “No votamos en contra de nadie”, aclaró.

El senador radical Ernesto Sanz, que dio su voto positivo, basó su argumentación en razones jurídicas. Para ello hizo mención al artículo 16 y el 19 de la Constitución Nacional. “Estos artículos fundamentan” una regulación como la originada en la Cámara de Diputados, afirmó.

Por su parte, el legislador santafesino Rubén Giustiniani, socialista, adelantó su apoyó a la reforma del Código Civil. “Es un día histórico”, será recordado porque se avanzó “en contra de la discriminación”, aseguró. “Este debate no es sólo juridico, político o constitucional. Es un debate fundamentalmente humano”, resaltó.

María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica, destacó el debate que se desarrollo durante toda la jornada. “Este proyecto no es una amenaza a la familia heterosexual”, indicó. Se está planteando la ampliación del “concepto de familia”, agregó.

El último senador de Neuquén en hablar fue Marcelo Fuentes, quien votó a favor del proyecto de ley e indicó que la “discriminación” que contiene el argumento opositor a la iniciativa se origina en los “temores y miedos que ancestralmente vienen arrastrados” en la sociedad.

Durante la tarde, la rionegrina María Bongiorno, que había asegurado que se opondría a la iniciativa, sorprendió al sostener que se abstendría en el momento de la votación, beneficiando al oficialismo. (Ver pag. 4)

El debate arrancó con la presidenta de la Comisión de Legislación General, la justicialista disidente Negre de Alonso, quien describió con números y un polémico video el trabajo que afrontó al llevar las consultas a las provincias y fundó las críticas que le llevaron a promover la figura de unión civil, contrapuesta a la de matrimonio homosexual.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.