Macri, sobre la crisis: “Consideramos superada la turbulencia cambiaria”

Dijo que el principal desafío es bajar el déficit fiscal. Y convocó a un acuerdo para “vivir con lo que tenemos”. Ratificó a su equipo, pero reconoció fallas de “coordinación” con el BCRA. “Vamos a tener un poco más de inflación y un poco menos de crecimiento”, admitió

17 may 2018 - 00:00

“El mundo ha decidido que la velocidad de reducción del déficit no es suficiente en términos de garantizar que vamos a hacerlo con la seriedad y la profundidad que se necesita. Por eso tenemos que acelerar”. El presidente Mauricio Macri dio ayer por terminada la crisis y a la hora del balance, dijo que el “problema central” a resolver es el déficit fiscal. Puso al mundo entero como testigo.

“Necesitamos sacarnos esta mochila. El déficit fiscal es una carga para toda la sociedad y nos genera vulnerabilidad, porque dependemos de que el mundo nos preste dinero para poder financiarlo”, aseguró el presidente, quien volvió a hacer una convocatoria “a todos los sectores” para negociar el ajuste y “vivir con lo que tenemos”. “Es el momento entre la dirigencia argentina de corregir este problema que se arrastra desde hace muchas décadas y que nos ha llevado a crisis, generación de pobreza y default”. Y propuso si precisiones: “Alguien tiene que ceder”.

“La turbulencia cambiaria la consideramos superada”, dijo Macri. Escogió las mismas palabras que había usado minutos antes el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, cuando caracterizó la crisis. El presidente reconoció que la corrida contra el peso –una devaluación del 25 por ciento– “trajo nerviosismo, hubo miedo y angustia” en la gente.

En una conferencia de prensa en Olivos, Macri confirmó a todo su equipo económico, aunque reconoció los problemas que se evidenciaron durante la crisis. “Hemos tenido problemas de coordinación entre el equipo económico y el Banco Central. Tenemos mucho para mejor ahí”, admitió.

En la misma línea autocrítica, dijo que personalmente se había “puesto metas muy ambiciosas”. Pero planteó lo que ha sido el dilema central de su programa económico. “No siento que como sociedad podíamos enfrentar un ajuste profundo desde el primer día como plantean algunos, y mucha gente se irritó. Ni como otros dicen, que está todo bárbaro y podemos seguir con este déficit y desorden. Ni que la Argentina estaba preparada para dar un debate en serio como hoy”.

Otro de los focos del presidente fue la baja de la inflación, aunque “sin metas tan ambiciosas” como las planteadas hasta ahora. Admitió que con la devaluación “vamos a tener un poco mas de inflación y un poco menos de crecimiento” y reconoció: “nos preocupan los precios” .

“Neuquén consume 4 ó 5 veces más de gas”
“Con tanta austeridad, ni agua hay”, se quejó Macri en medio de la rueda de prensa. Cuando le acercaron un vaso, respondió por el proyecto que discute la oposición para frenar los aumentos de tarifas.
Aunque evitó ratificar si vetará una ley, aseguró: “Le digo al Congreso: se aprobó un presupuesto. Todo lo que sea sustentable, estamos para conversar, pero no avanzar en una propuesta que lo destruya”.
Celebró que Argentina tenga posibilidades de reducir el consumo. Volvió a decir que la electricidad está “un 50% por encima” de países limítrofes y “en Buenos Aires 70% más” de gas. “Y Neuquén y Santa Cruz, cuatro o cinco veces más”.
Macri prometió que el Fondo Monetario “no va a condicionar” a la Argentina. “Nos van a decir en qué números nos sentimos cómodos en la baja del déficit. Nos van dar un número. Cómo hacerlo es tema nuestro”. “No se habló de leyes laborales ni tipo de cambio. Vamos a hacer un buen acuerdo”, dijo.
“La autocrítica que hago es que, por mi temperamento, me puse metas muy ambiciosas y puse metas muy ambiciosas a todos”.
Buenos Aires

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección