Argibay: “El pasado fue un mal año para las peras argentinas”

El titular de la CAFI dio algunas pautas de lo que vendrá en materia de mercado y de como terminó la temporada pasada en los distintos mercados a donde llega nuestra oferta.

Con el inicio de una nueva temporada frutícola en la región del Valle de Río Negro y Neuquén, las expectativas se renuevan en todo el sistema.

Las primeras proyecciones dan cuenta de que la demanda de fruta se va a mantener en esta primera etapa del año en la mayoría de los mercados pese a la continuidad de la pandemia, pero habrá que esperar a ver cómo es que responden los precios. Nadie arriesga sobre este tema.

Un especialista de mercado, Agustín Argibay, actual titular de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), dio algunas pautas de lo que vendrá en materia de mercado y de como terminó la temporada pasada en los distintos mercados a donde llega nuestra oferta.

Esta es parte de la conversación mantenida en el entrevistado.

Pregunta: ¿cómo analiza el 2020?

Respuesta: fue una temporada marcada por la pandemia. Desde el punto de vista productivo hubo muchísimos inconvenientes, que se fueron solucionando gracias a la buena voluntad y la buena gestión puesta en práctica por todas las partes involucradas: trabajadores, organismos del gobierno nacional (Senasa, Aduana, Ministerios de Agricultura y Producción), el gobierno provincial, a través de todos sus ministerios y dependencias, los municipios, Funbapa, los productores, proveedores de servicios y las empresas.

P: ¿Qué fue lo complicado?

R: Los costos de producción que siguen subiendo. Gran parte aumentaron debido a la necesidad del cumplimiento de los protocolos exigidos por la enfermedad. Sin embargo, como sector productivo, debemos estar agradecidos por haber podido trabajar, vender y cobrar nuestra producción.

P: ¿Y respecto de los mercados?

R: Somos conscientes que otras actividades lo han pasado mucho peor. Desde el punto de vista comercial debemos señalar que la exportación de peras, en el 2020, no fue un buen negocio. Los precios fueron malos, principalmente porque, en el momento en que se realizan nuestras exportaciones al hemisferio norte, ellos estaban sufriendo el tremendo primer impacto de la pandemia, se asustaron y tiraron para atrás toda la demanda de fruta. Con la manzana, en el mercado interno, el resultado fue diferente. Fue un buen año como consecuencia de una cosecha corta y una demanda alta. Los precios subieron marcadamente frente al año anterior. Pero debe tenerse bien presente que en el año 2019 los precios, en pesos, mantuvieron prácticamente el mismo valor que en el año 2018, como consecuencia de una amplia oferta y una demanda caída en 2019.

El presidente de CAFI se mostró optimista con la temporada que se avecina.

P: ¿Qué perspectivas tienen ara esta temporada?

R: Esperamos un año con un menor volumen de producción, en general, principalmente a causa de las cinco tormentas con granizo que afectaron la zona, desde El Chañar hasta el Valle Medio. Por lo que se ve y escucha, la fruta parece tener buen tamaño y aspecto sanitario. Los mercados externos parecen haber salido del susto. Y, se nota, mundialmente, un cambio de dirección en el gasto de consumo hacia la comida saludable. Peras y manzanas son el símbolo de ella.

P: Se espera un buen año…

R: Hay que ser prudentes. En principio podemos decir que nuestros principales compradores, Brasil y Rusia, no parecen mostrar signos de gran salud económica. La moneda de Brasil se devaluó fuerte, lo cual nos perjudica. El Euro y la Libra están fuertes, en relación con el dólar, y esto nos beneficia. Pareciera haber un crecimiento general en el deseo de consumir más productos saludables, en nuestro caso, peras y manzanas. Las personas estarían volcando una proporción mayor de sus ingresos en esa dirección. Si esta tendencia se mantiene –y afirma– aparece una oportunidad interesante para que, entre todos los involucrados, podamos aprovechar la oportunidad para cambiar la dirección de la evolución de la fruticultura argentina, la que, hasta ahora, y desde hace muchísimos años, muestra una tendencia dramáticamente descendente.

P: ¿La eliminación de las retenciones llegan de alguna manera a los productores?

R: Si, por supuesto los productores reciben la baja de las retenciones. Ingresan dentro de la baja general que tiene el sistema. Las empresas siempre hicieron llegar las mejoras a los productores. Y esta es sin dudas una mejora para todo el sistema. Para nosotros es importante sobre todo porque es una señal del gobierno apuntalando el concepto de que no es un impuesto adecuado.

P: ¿Por qué los productores se quejan de que no llegan y que las liquidaciones han sido realmente bajas?

R: No fue un año bueno para la pera, nuestra principal especie exportada. No puedo hablar de liquidaciones, pero lo que si puedo decirle es que este año fue muy malo. Entiendo por los informes que recibimos que esta temporada tendría que ser algo mejor.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Argibay: “El pasado fue un mal año para las peras argentinas”