Arriaga logró la nueva Carta Orgánica municipal

Así, los seis concejales elegidos en julio estarán sólo dos años en el poder municipal. Enseguida pondrán en marcha las reformas aprobadas ayer por la mayoría aliancista.



CIPOLLETTI (AC).- Julio Arriaga tiene ahora en sus manos la nueva Carta Orgánica Municipal de Cipolletti, un proyecto que fue aprobado ayer por la mayoría aliancista, y que se prevé difundir por el país como un “modelo” de gestión municipal.

En la ardua y tediosa sesión, que duró unas nueve horas, el oficialismo confirmó lo que ya se había anticipado: que los seis concejales elegidos en julio (cuatro de la Alianza y dos del MPP) estarán solo dos años en el poder y no cuatro.

Con fecha concreta, “10 de diciembre de 2003”, quedó modificado el artículo 158, uno de los últimos que se puso a consideración de los convencionales. “¿Cómo les explicamos a los que nos votaron por cuatro años que son dos?. De una sola manera: los políticos pueden hacer lo que quieren”, cuestionó Julio Rodolfo Salto, el principal convencional del MPP.

Por lo demás, el presidente de la Convención, Julio Arriaga, dijo que ahora se espera la publicación del proyecto aprobado y que inmediatamente “se pondrán en marcha algunas de las modificaciones planteadas”. Estima que el martes volvería a asumir la intendencia.

La quinta y última sesión de la Convención comenzó cerca de las 10, en el Centro Cultural. Muy poca gente se acercó a escuchar el debate de los representantes de la Alianza y el MPP.

La jornada comenzó con la lectura de las actas realizadas en las dos subcomisiones de trabajo, que no fueron integradas por los movimientistas. Luego, se empezaron a leer cada uno de los 160 artículos de la Carta. Todos, sin excepción, fueron votados de la misma manera: aprobados por los diez representantes del oficialismo y rechazados por los cuatro miembros del MPP (faltó uno de ellos).

La primera intervención del MPP se dio recién en el artículo seis, en el que se propone la descentralización de la salud, la seguridad y la educación. En unos diez artículos se hicieron exposiciones desde los dos sectores.

Todo se desarrolló en forma muy pacífica, siempre votando de la misma manera: 10 a 4. Fue recién cuando apareció en discusión la creación de la asamblea municipal, un órgano que integrarán los vecinos para controlar la gestión comunal, cuando el debate comenzó a subir de temperatura.

Surgieron cuestionamientos por las posturas inamovibles de cada sector. Los oficialistas atacaron al MPP por ver todo “negativo”, y el MPP respondió: “nos cuesta entender que nada de lo observado va a ser tenido en cuenta. El proyecto no sufrió nunca ninguna modificación”, dijo Salto.

En medio de esta discusión, el Movimiento aprovechó para adelantar su postura con respecto a la auditoría externa, que finalmente se aprobó. Según la oposición, este mecanismo que la Alianza propone para “transparentar” la gestión municipal cada cuatro años, costará “entre 200 y 400 mil pesos, y lejos de bajar el costo de la política, sin ninguna duda lo aumentará”.

A último momento, además de confirmar la fecha para la finalización del mandato de los concejales, se fijaron algunas de las modificaciones planteadas para el régimen electoral: dejar solo la división de circunscripciones para la elección de asambleístas, y que tanto concejales como asambleístas se elijan por el sistema de preferencias, es decir, marcando a qué candidato se prefiere.

Arriaga reconoció finalmente que la Carta Orgánica que se aprobó es “de avanzada”. Y dijo que “le va a permitir a la ciudad tener garantías con todos los mecanismos de control y transparencia”.

“A partir de ahora todo va a salir por todos lados. Y cada año y al final del mandato, se va a tener que rendir cuentas. Creo que le va a dar la tranquilidad a la ciudad de que no va a venir nadie a endeudarla”, opinó el presidente de la Convención.

Las críticas de Salto, que se retiró molesto

CIPOLLETTI.- “La Alianza ha recibido el cachetazo de la comunidad que nunca entendió este tema de la Carta Orgánica. Nosotros con la presentación en la Justicia y el voto negativo lo que estamos haciendo es sentar un precedente: no somos responsables de las derivaciones para la comunidad de la puesta en marcha de esta nueva Carta Orgánica Municipal”.

Julio Rodolfo Salto se retiró molesto de la última sesión de la Convención Constituyente porque dijo que, a pesar de que plantearon distintas cuestiones, no recibieron ninguna respuesta de parte del oficialismo.

El MPP objetó varios artículos de la nueva Carta. Por ejemplo, que el presidente del Concejo Deliberante sea “un compañero de fórmula del intendente”; que se pueda designar a concejales en el Ejecutivo o en el cargo de Defensor Municipal; y que se “cierre la posibilidad de que los vecinos puedan consultar con otros sectores de gobierno además del Ejecutivo”.

“Es una Carta Orgánica absolutamente autoritaria y fascista que atenta no solo contra el sistema democrático sino también contra la historia y la cultura de nuestra ciudad”, criticó Salto.

El líder del MPP opinó que “para lo único que sirvió esta asamblea fue para que en una elección de concejales, el doctor Arriaga pudiera presentarse como cabeza de lista y para que un abogado (Hugo Frare) pueda tener dentro de su curriculum la autoría de la Carta Orgánica”.

(AC)


Comentarios


Arriaga logró la nueva Carta Orgánica municipal