ARSA podría asesorar en Bahía



CARMEN DE PATAGONES (AV)- El ministro bonaerense de Infraestructura y Obras Públicas, Raúl Rivara, admitió que la empresa Aguas Rionegrinas podrá participar en tareas de asesoramiento del futuro consorcio encargado de la distribución de ese tipo de servicios en la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, el funcionario se mostró contrario a la regionalización de la empresa y que permita a algunos prestadores -como Aguas Rionegrinas- tomar en forma completa el servicio.

Consideró que "la posición del ministerio es tomar Aguas Bonaerenses como empresa única del ámbito de la provincia que quizá colisione con los deseos de sectores zonales que buscan la regionalización de la empresa y la partición en pequeñas o medianas unidades" como el caso de Bahía Blanca o Patagones.

Agregó que "la pretensión es que exista una equidad para los usuarios del sistema de agua potable y que debe apuntar a la solidaridad" insistiendo en que por lo tanto "eso nos hace contemplar desde mi óptica tener un servicio unificado". Rivara formuló estas aclaraciones durante una visita que efectuó a Patagones.

En la actualidad, la transformación de la empresa se encuentra en manos de la Legislatura bonaerense.

También el hospital cipoleño cambia de director

CIPOLLETTI (AC) - El gobierno decidió desplazar de la dirección del hospital de Cipolletti a Aquiles Bonari, un médico que se enfrentó con buena parte del personal. En su reemplazo asumió ayer Walberto Díaz, ex jefe del servicio de Terapia Intensiva.

El nuevo director prefirió, en declaraciones a la prensa hechas tras su asunción, no denunciar el desfinanciamiento del sistema y procuró mostrar un discurso de reconocimiento a los empleados del hospital.

Como en todo el sistema sanitario rionegrino, en el hospital de Cipolletti falta de todo.

Antes de Bonari, el director fue Rubén Mombrú, un cirujano que se plantó con fuerza ante el gobierno, inclusive después de dejar la conducción.

Uno de los últimos cortocircuitos entre Bonari y parte del personal fue cuando la empresa que había aportado un analizador automático para el laboratorio decidió retirarlo y dejó al sector sin un aparato casi indispensable. El director no le dio a este hecho la trascendencia que sí otorgaron los trabajadores del sector.

Bonari tuvo de su lado al gremio estatal UPCN que este año intentó demostrar que no todo está tan mal.


Comentarios


ARSA podría asesorar en Bahía