Arslanian ratificó denuncia de complot para matarlo

Tras ratificar la denuncia de un supuesto complot entre policías y delincuentes para matarlo, el ministro de Seguridad Bonaerense desplazó a 36 efectivos de la Policía provincial.



LA PLATA.- El ministro de Seguridad bonaerense, León Arslanian, ratificó ayer la denuncia sobre un supuesto complot en el que autoridades y personal policial de la departamental de San Isidro intentaban atentar contra su vida, aseguró que continuará la depuración en la fuerza y ordenó el pase a retiro de 36 efectivos, entre ellos el jefe de esa dependencia.

Durante una rueda de prensa, anunció el relevo del comisario mayor Rubén Cabrera, jefe de la departamental San Isidro y de otros 36 oficiales y suboficiales que se desempeñaban en esa dependencia, aunque aseguró que la purga “no guarda relación con la denuncia”.

Cabrera, el comisario inspector Miguel Angel Provenzano y los oficiales Fernando Vicente Lentini y José Marinelli figuraban en la denuncia anónima como los autores del supuesto complot contra el titular de la cartera de Seguridad.

“El viernes pasado recibimos una denuncia anónima en un 0800 habilitado en la departamental de San Isidro y el martes por la mañana resolvimos radicarla en la justicia”, afirmó el titular de la cartera de Seguridad en conferencia de prensa.

Arslanián se refirió de esta forma a la denuncia sobre un presunto complot de jefes policiales de San Isidro para atentar contra su vida, la del viceministro Martín Arias Duval y la del camarista de San Isidro, Fernando Marotto.

La presentación en sede judicial de la denuncia anónima generó ayer una polémica entre fiscales y el jefe de la Policía Bonaerense, comisario mayor Horacio Iglesia, quien la calificó como una “infantilidad”.

“Yo personalmente, aunque respeto la opinión de mis superiores, descalifico a un anónimo”, sostuvo el jefe policial en declaraciones que formuló en La Plata.

Sin embargo, Arslanián ratificó ayer en el cargo al jefe de la Policía provincial y aseguró que Iglesia “tiene libertad de opinión para decir lo que quiera”.

También el fiscal penal de La Plata, Marcelo Romero, aseguró que las denuncias son “un disparate y no se ajustan a derecho” y recordó que en la provincia “está vigente la resolución de la Procuración General de rechazar 'in limine' toda denuncia anónima”.

En la llamada telefónica, realizada presuntamente por un efectivo policial, se le advertía sobre una reunión realizada por el jefe de la Departamental de San Isidro, comisario Rubén Cabrera, con otros jefes policiales, con el objetivo de atentar contra Arslanián o liberar la zona para que se cometan delitos graves.

El titular de la cartera de Seguridad detalló que la llamada fue realizada el viernes a las 9.15 horas desde un teléfono público ubicado en una galería del partido de Vicente López, por lo que el martes “resolvimos presentarla ante la justicia”.

“No le damos entidad ni le quitamos trascendencia a la denuncia, pero consideramos que todos los hechos deben ser puestos en conocimiento de la autoridad pública para que se investigue y se esclarezca”, dijo Arslanián durante una conferencia de prensa que ofreció en la Casa de Gobierno provincial, en La Plata.(DyN y Télam)

 

Analizan nuevas medidas de seguridad

El gobierno analizó ayer nuevas medidas en el área de seguridad durante una reunión que el presidente Kirchner encabezó en una primera parte y que luego continuó presidida por el ministro del Interior, Aníbal Fernández.

Participaron, además del titular de la cartera política, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, los secretarios de Seguridad, Alberto Iribarne, los jefes de la SIDE, Héctor Icazuriaga, de la Policía Federal, Néstor Valleca, de la Gendarmería, Eduardo González, y de la Prefectura, Carlos Fernández.

El encuentro de realizó apenas unas horas después que Aníbal Fernández, de quien depende la secretaría de Seguridad, informara en el Congreso sobre temas del área y que el titular de ese sector en la provincia de Buenos Aires, León Arslanián, denunciara un complot contra su persona y profundos cambios en la policía departamental de San Isidro por distintas causas de corrupción.

Aunque no hubo información oficial, trascendió que uno de los temas analizados en la reunión con Kirchner fue la futura estructura de la Dirección de Inteligencia Criminal, anunciada por el ministro del Interior ante los legisladores, y cuya tarea será coordinar todas las informaciones emanadas por las fuerzas.

Un tema que se habría estudiado en el encuentro en la Casa de Gobierno es el nombre de quien se hará cargo de esta dirección ya que, dadas las atribuciones del puesto, el gobierno debe definir si estará a cargo de un civil o un uniformado. (DyN)


Comentarios


Arslanian ratificó denuncia de complot para matarlo