Artesanos muestran su ingenio en Las Grutas

Quienes la visitan encuentran variedad en los 122 puestos.





Martín Brunella

Los puestos ofrecen todo tipo de recuerdos para regalar y regalarse.

LAS GRUTAS (ASA).- No importa cual sea el plan para disfrutar de la noche del balneario, el paseo por la feria de artesanos “Víctor Menjelou” ubicada en la primera bajada siempre figura en el itinerario.

Tal vez sea por la calidez de cada uno de los que al caer el día ocupan su lugar en los 122 puestos que la conforman, que más allá de ofrecer sus producciones se toman el tiempo de responder las inquietudes de los que se acercan. Entonces, los secretos del tejido en telar, la fórmula para lograr las velas más perfumadas o el método para que un trozo de goma espuma se convierta en la cara de un entrañable personaje son compartidos, entre otros tópicos, por cada uno de ellos, que se brindan con simpatía al responder las preguntas del público.

Como cada año, la feria reserva una serie de puestos para recibir a artesanos que pueden llegar de los lugares más diversos, por eso el talento de los locales se potencia con la incorporación de los que arriban para aportar materiales y métodos de trabajo que conforman piezas siempre novedosas.

Esa variedad es otro de los puntos de gran atractivo. Vidrio, cerámica, papel, tela, madera, metales y piedras son sólo algunos de los materiales que en las manos laboriosas de cada artista se transforman, asumiendo las formas más diversas. Por eso desde ropa hasta joyas, pasando por carteras, cestería, muñecos, adornos, botones, incienso, lámparas y anotadores, todos los objetos que puedan fabricarse de manera artesanal tienen su lugar en alguno de los puestos.

“Venimos cada año y si no nos llevamos algo de acá para regalar o regalarnos no es lo mismo. Nos encanta además ver cómo trabajan los artesanos. Las nenas se enganchan mucho y es una de las pocas maneras de mantenerlas quietas” relata Clara, de Neuquén que junto a su esposo e hijas recorren la plaza.

Como ella, son muchos los que se convierten en habitúes de algún puesto, y al regresar a la villa vuelven en busca de aquellas esencias o esas prendas que les resultaron, y durante algunos meses se convirtieron en un recuerdo siempre presente de las vacaciones.

Ayer, que el día estuvo fresco e ideal para las largas caminatas por la peatonal, el lugar fue desde mucho antes que lo habitual un obligado punto de interés, que fue visitado por numerosos turistas. Comprar los presentes para agasajar a los que se quedaron en casa o “marcar” aquellas cosas que si el presupuesto lo permite no se dejarán de adquirir antes de la partida fueron algunas de las actividades más convocantes.


Comentarios


Seguí Leyendo

Artesanos muestran su ingenio en Las Grutas