Aseguran que Bariloche necesita un tribunal de apelaciones



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En un año donde debieron resolver hechos notables y que conmocionaron a la ciudadanía por su gravedad, la Cámara Primera del Crimen dio a conocer las estadísticas sobre las causas que fueron puestas a su consideración, en volumen que casi duplica al tratado por la Cámara Segunda.

El presidente saliente de la Cámara Primera, Alejandro Ramos Mejía, expuso que durante el año 2006 el tribunal dictó 100 sentencias definitivas, falló en 303 autos interlocutorios y resolvió 40 sobreseimientos. No obstante manifestar su conformidad con el trabajo realizado, el magistrado propuso la creación de un tribunal de Apelaciones en la ciudad, “para el mejor funcionamiento de la Justicia”.

Las sentencias las dictó el tribunal luego de los respectivos juicios orales, y los autos interlocutorios son, en su mayoría, resoluciones que debieron dictar, luego de analizar causas donde se presentaron recursos de apelación.

Muchos de los 40 sobreseimientos dispuestos por el tribunal fueron resueltos en función de su facultad discrecional, por prescripción de la acción penal o por haber superado el proceso el plazo razonable para la realización del juicio.

Ramos Mejía aseguró que durante los últimos dos años habían logrado depurar la Cámara, “en la que siguen entrando causas, pero como no tiene atraso pueden encararse de manera inmediata”.

Entre las asignaturas pendientes, Ramos Mejía mencionó el problema de la alcaidía y las dificultades para lograr la asignación de plazas en el Servicio Penitenciario Federal o en la unidad carcelaria de Viedma. También argumentó que “estamos en condiciones de realizar una reforma y separar las apelaciones de los tribunales de juicio, porque complican la labor del debate oral, y con poca erogación presupuestaria sería posible la creación de un tribunal de Apelaciones”.

Respecto de la seguridad ciudadana y el aumento del delito, Ramos Mejía opinó que “es una cuestión estructural”, que “no alcanza con la prevención” y que “la alcaidía está llena de pobres”. Propuso la creación de un organismo “en unidad de concepción y de acción” que les garantice un trabajo a los internos que recuperan su libertad”.


Comentarios


Aseguran que Bariloche necesita un tribunal de apelaciones