Aseguró que no está “para nada” arrepentido



El ex general Guillermo Suárez Mason dijo ayer que no está arrepentido “para nada” de ninguna de sus acciones y negó haber cometido delitos de lesa humanidad.

“No he cometido nada de eso”, dijo ayer a la mañana el ex represor, interrogado cuando salía de su casa de avenida Santa Fe al 1100 rumbo a los tribunales para declarar ante el juez federal Adolfo Bagnasco.

Una reportera le preguntó si estaba dispuesto a declarar. “Sí, declararé”, le respondió cortante.

Lo interrogó luego sobre si estaba arrepentido de los delitos de los que lo acusaban. “No, para nada”, contestó cortante.

La periodista lo inquirió entonces sobre los 635 delitos de lesa humanidad de los que fue acusado en el juicio contra la represión ilegal realizado durante el gobierno de Raúl Alfonsín, y el ex militar contestó que “no he cometido nada de eso”.

“¿No va a dar información al menos sobre dónde están los bebés que fueron sustraídos durante la dictadura?”, preguntó la cronista.

– “No lo conozco”, fue la respuesta.

Cuando le consultó luego sobre qué pensaba ante la posibilidad de quedar detenido, cosa que finalmente se concretó, Suárez Mason, irritado, pidió a la periodista: “Me querés dejar salir…” E intentó abordar un taxi que lo esperaba, hasta que finalmente la cronista espetó: “¿No tiene usted las manos llenas de sangre”, y él concluyó, indignado, y retirándose: “Vos tenés las manos llenas de sangre”. (DyN)

Estados Unidos dará apoyo

El gobierno estadounidense aseguró a la Comisión de Familiares de Detenidos-Desaparecidos su apoyo en la búsqueda de información sobre argentinos secuestrados en países vecinos durante la última dictadura militar, dentro del denominado Plan Cóndor, .

El apoyo llegó a través de un carta del Departamento de Estado norteamericano y adquiere relevancia porque “lo que los familiares pretenden de las autoridades norteamericanas es la desclasificación de todos los informes que existan en ese país sobre la coordinación del accionar represivo de las dictaduras latinoamericanas”.

Con ese objetivo, Claudia Allegrini y Edgardo Binstock -dos familiares de desaparecidos en el marco del Plan Cóndor- viajaron recientemente a EE.UU. y solicitaron la desclasificación de la información sobre la represión en Argentina y en el resto de los países de la región.

“Lo que pedimos es que se desclasifiquen todos los cables de la época de las dictaduras entre Washington y las embajadas norteamericanas, porque de allí pueden surgir datos importantes sobre lo que sucedió”, explicó Allegrini. (DPA)


Comentarios


Aseguró que no está "para nada" arrepentido