Asesinaron a un gendarme en ´Fuerte Apache´

Le tiraron con un arma de grueso calibre desde 40 metros y desde un punto fijo. Creen que fue por diversión o como "prueba de valor" para entrar a una banda.

BUENOS AIRES (Télam).- Un suboficial de Gendarmería fue asesinado de un balazo en la cabeza cuando realizaba la guardia en una de las garitas de vigilancia del complejo habitacional Ejército de los Andes, conocido como "Fuerte Apache", en el partido bonaerense de Tres de Febrero.

Fuentes judiciales, policiales y de Gendarmería coincidieron en que la principal sospecha apunta a que el autor del crimen es un vecino del complejo que disparó sin motivos contra la garita, donde se hallaba el cabo Roberto Omar Centeno (28) junto a otro suboficial.

El jefe de la región Campo de Mayo de Gendarmería, comandante Jorge William Nieto, aseguró que, de acuerdo a un primer peritaje, el balazo habría sido disparado de una distancia de entre 40 y 50 metros, y calificó el hecho como "una agresión salvaje, una agresión artera".

El episodio se registró pasada la una de esta madrugada de ayer en el puesto de vigilancia 15 que posee Gendarmería en el complejo habitacional ubicado sobre las calles Ricchieri y San Ignacio, de Ciudadela Norte. Los investigadores que trabajan bajo órdenes del fiscal de San Martín, Rubén Moreno, determinaron que el cabo Centeno se hallaba sentado dentro de la garita completando una planilla administrativa, y un suboficial estaba parado en el exterior, realizando la vigilancia de la zona.

En cierto momento, se escuchó un disparo y el suboficial vio como el cabo Centeno caía al piso, con un balazo en el oído que le provocó la muerte en el acto.

Una fuente cercana al fiscal Moreno señaló que el suboficial que resultó ileso del ataque alcanzó a ver un auto gris, presumiblemente un Fiat Duna, que pasaba por la calle Ricchieri, por lo que se especuló con que el balazo pudo haber sido disparado desde ese vehículo. Sin embargo, el comandante Nieto y las fuentes judiciales coincidieron en que, en base a los trabajos preliminares de los peritos, el balazo fue disparado desde un punto fijo, a una distancia de entre 40 y 50 metros.

Fuentes judiciales y policiales dijeron que el balazo es de un calibre 9 milímetros o de un calibre 380 y que la presunción es que el disparo pudo haber sido efectuado desde una de las torres 31 o 30 E que componen el complejo habitacional.

Los investigadores hallaron luego una vaina servida calibre 9 milímetros y el fiscal Moreno ordenó cotejarla con el proyectil que le extrajeron al cabo asesinado. Inmediatamente se montó un importante operativo rastrillaje dentro de "Fuerte Apache" que realizaron efectivos de Gendarmería y de la policía bonaerense, pero sin resultados.

Fuentes policiales y judiciales confirmaron que durante la mañana de ayer fue demorado un muchacho apodado "Checho" que hacía declaraciones periodísticas sobre el episodio y señalaba a los periodistas que el crimen había sido cometido por "un pibito" que lo hizo "por diversión". "Se escucharon los disparos pero nadie sabe nada. Yo creo que el que lo hizo fue para tener fama para entrar a un determinado grupo que hay dentro del barrio que le decimos ´La Isla´. Hay entre 50 o 60 bandas de pibes que se portan mal. Para entrar tenés que robar y hasta matar", dijo el muchacho.

Al escuchar lo que decía, los investigadores pretendieron identificarlo, pero el muchacho se resistió, por lo que fue introducido dentro de un móvil de Gendarmería y llevado a la comisaría Sexta de Ciudadela Norte por "resistencia a la autoridad". También se le secuestró su teléfono celular, en el que se hallaron videos con imágenes de él mismo con un arma de fuego.

Por otra parte, el jefe de la región Campo de Mayo de Gendarmería aseguró que no es la primera vez que un puesto de la fuerza es atacado en "Fuerte Apache". "No es la primera vez que los puestos de Gendarmería, distribuidos en el complejo habitacional fueron baleados", dijo.


Comentarios


Asesinaron a un gendarme en ´Fuerte Apache´