Asesinaron a un joven y detuvieron a su padre

Fue ayer a la madrugada en Cinco Saltos, tras un asado familiar. La víctima tenía 22 años y recibió un tiro en circunstancias poco claras. Su familia gozaba de buen concepto en el barrio.

CINCO SALTOS (ACS).- Un drama familiar sacudió ayer a los vecinos del barrio Cañón de esta localidad, cuando conocieron la muerte de un joven de 22 años, que recibió un disparo de arma de fuego en la espalda.

Por el hecho, del que no se tenían demasiadas precisiones, se encuentran detenidos el propio padre de la víctima y otro hijo.

La policía supo del asesinato alrededor de las 6:20 de la mañana, cuando Sebastián Catrilao ingresó al hospital local con un disparo en la espalda.

Uno de sus hermanos y su padre fueron detenidos en el mismo hospital en el marco de la investigación, y si bien la policía no lo confirmó oficialmente, se supo que Miguel Catrilao, padre del joven, estaría acusado de ser autor del disparo que terminó con la vida de su hijo.

El proyectil ingresó a través de la décima costilla y tocó parte del corazón, en tanto según indicaron los médicos, el muchacho estaba muerto cuando llegó al nosocomio; ubicado a pocas cuadras del lugar de la tragedia.

Los familiares de la víctima no salían ayer del estupor, en tanto que hasta ayer al mediodía desconocían las razones por las cuáles estaban demorados en la comisaría Séptima los otros dos integrantes del grupo familiar.

De acuerdo a lo que se conoció, Miguel Catrilao es un viejo poblador del barrio Cañón. Dedicado al oficio de chapista, vivía con dos de sus tres hijos. El hijo mayor se encontraba trabajando en Catriel y llegaba ayer por la tarde a esta localidad. La esposa de Catrilao hace muchos años que habría abandonado el seno familiar.

Los vecinos destacaron la actividad "desde hace más de 40 años" del chapista, en tanto indicaron que hace poco tiempo el fallecido Sebastián regresó para vivir con su padre, aprender el oficio y ayudarle con el taller, ubicado en el patio de su casa.

"Gente de trabajo, no sabemos qué pasó. Cuando nos despertamos estaba todo lleno de policías", describieron repetidamente.

Sebastián Catrilao cumplió 22 años hace menos de una semana. Vivía con su padre en la casa ubicada en Fortín Vidal -a pocos metros de la avenida Cipolletti-, aunque durante gran parte de su adolescencia vivió en Centenario, en casa de una tía.

De acuerdo a las versiones en el lugar, el martes por la noche hubo un asado en la casa de los Catrilao con varios invitados.

"No era gente de andar tomando, ni de hacer desórdenes. Habrá habido vino, como en todo asado", comentó un vecino ante los comentarios de que la tragedia se había llevado a cabo debido a que la noche del asado hubo abundante alcohol para los comensales y que podría haber sido uno de los motivos que desató la pelea que terminó en homicidio.

Oficialmente el subcomisario Hernán Morales confirmó el deceso de Sebastián Morales alrededor de las 6.20 de ayer a causa de una herida de bala que ingresó por la espalda. Aseguró que aunque se investigan varias hipótesis, una de ellas es la de la riña familiar, mientras que sólo confirmó que había dos mayores detenidos en el marco de la investigación por el homicidio.

El personal técnico inició las pericias ayer por la tarde en la casa de los Catrilao, en tanto al ingresar a la vivienda aún estaba el televisor prendido, y los vestigios de la noche de asado. La policía investiga también las personas que se encontraban anoche en la casa de los Catrilao.


Comentarios


Asesinaron a un joven y detuvieron a su padre