Asesinaron a una senadora colombiana

Gestionaba la libertad del marido de una amiga, a la que también mataron



BOGOTA (EFE).- La inseguridad e interferencia de los grupos armados que rodea la campaña para las elecciones parlamentarias del próximo domingo en Colombia se agudizó con el asesinato de la senadora Marta Catalina Daniels, del opositor Partido Liberal.

La parlamentaria fue hallada muerta el sábado, junto a dos personas que la acompañaban, en un barranco de la zona rural de la localidad de Zipacón, a poco más de cincuenta kilómetros al noroeste de Bogotá.

Las víctimas fueron descubiertas por campesinos y su identidad sólo fue establecida a primera hora de ayer, cuando las autoridades colombianas informaron de que una de ellas era la política, de unos 45 años y que no aspiraba a la reelección en los comicios parlamentarios del 10 de marzo.

Los impactos de pistola en la cabeza causaron la muerte de Marta Catalina Daniels, su amiga Ana María Medina y su conductor, Carlos Germán Lozano, según precisaron las autoridades policiales.

El Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, policía secreta) precisó en un comunicado facilitado a EFE que la congresista fue asesinada cuando realizaba un “acto humanitario” en favor de dos ciudadanos secuestrados por la guerrilla de las FARC.

Se trata de Ricardo Tafur González, ex alcalde de Girardot, población a más de cien kilómetros al suroeste de Bogotá, y Cristhian Mauricio Rodríguez Anzola, esposo de Ana María Medina.

“Los delincuentes del frente 22 de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, marxistas) perpetraron ese secuestro y fueron los mismos que asesinaron a la doctora Daniels”, afirmó el coronel Alvaro Sandoval, comandante de la Policía en el departamento de Cundinamarca, en cuya jurisdicción está Zipacón.

El múltiple crimen se produjo una semana antes de que se realicen en Colombia las elecciones parlamentarias y ocho días después del secuestro, a manos de la guerrilla, de la candidata presidencial Ingrid Betancourt.

La Policía secreta (DAS) informó, por su parte, que Daniels había salido el sábado en horas de la mañana de Bogotá en compañía de Ana María Medina y de su asesor Carlos Lozano, tras abstenerse de utilizar el servicio de escolta que tenía asignado.

La parlamentaría pertenecía a la Comisión de Relaciones Internacionales del Congreso y varias veces se había visto envuelta en polémicas por su supuesto tráfico de influencias políticas.

El gobierno lamentó este domingo la muerte de la legisladora y señaló que, al margen de que ésta no se hubiera postulado para los próximos comicios, las autoridades redoblarán la seguridad de los dirigentes en campaña.

“Estamos atentos a ver de qué manera fortalecemos la seguridad de los candidatos. El compromiso del gobierno con las elecciones es irrenunciable. Nosotros tenemos que hacer cumplir la Constitución, que ordena que los colombianos vamos el próximo domingo a las urnas”, afirmó el ministro del Interior, Armando Estrada.

El funcionario insistió en que el hecho no guarda ninguna relación con la actual campaña proselitista, al confirmar que Daniels fue asesinada cuando desarrollaba labores de tipo personal.

Sin embargo, los distintos sectores políticos del país se expresaron preocupados ante la posibilidad de que el asesinato de Daniels desestabilice aún más la actividad política y ponga en riesgo la celebración de los comicios.

La organización insurgente mantiene cautivos a cinco congresistas, uno del partido gubernamental, el Conservador, y los otros cuatro del opositor Liberal, que ha tomado como rehenes desde marzo de 2000.

Los insurgentes ratificaron esta semana que los seis políticos sólo serán liberados, junto a 47 oficiales y suboficiales del Ejército y la Policía que también tienen como rehenes, mediante un canje por varios centenares de guerrilleros que están detenidos.

El presidente del Congreso, el liberal Carlos García, lamentó el asesinato de su colega, y denunció que con ella se ha elevado a seis el número de parlamentarios asesinados en el actual cuatrienio del Legislativo. (EFE y Dpa)


Comentarios


Asesinaron a una senadora colombiana