Asesinaron de un balazo a un paralítico en Neuquén

Lo encontraron malherido en su silla de ruedas. Le dispararon desde cerca, en plena calle. Agonizó unas horas hasta que falleció. Hasta anoche no había detenidos



NEUQUEN (AN)- Un joven que se movilizaba en silla de ruedas fue asesinado de un balazo en el barrio Don Bosco III, y hasta anoche no había novedades sobre los autores pese a que lo ejecutaron en plena calle de un disparo en el pecho efectuado a corta distancia.

La víctima fatal fue identificada como Pedro Heraldo Figueroa, de 30 años, quien habría vivido en el barrio Limay. Una parienta lo encontró herido de muerte en Gatica al 1.200 el sábado pasadas las 22, y fue trasladado de urgencia al hospital donde falleció ayer a las 2.

Anoche iban a realizarle la autopsia para establecer el calibre del proyectil, aunque todo indica que lo asesinaron con un revólver 22 disparado prácticamente a quemarropa.

Ninguno de los vecinos de esa cuadra, consultados por “Río Negro”, dijeron haber visto o escuchado algo. Por eso se está investigando como hipótesis que le dispararon en otro lugar -aunque no muy alejado- y luego lo llevaron hasta donde apareció malherido.

Figueroa fue hallado por una tía, indicaron los voceros, que casualmente pasaba por allí. El joven estaba en su silla de ruedas, entre dos árboles, en una zona más bien oscura de la cuadra. Agonizaba, sentado en su silla de ruedas y sangrando por el pecho. Un vecino corrió entonces hasta un locutorio y pidió auxilio por teléfono.

“La ambulancia tardó en llegar y la policía ni lo tocó mientras la esperaba”, dijo una vecina. “No se escuchó ningún ruido, ni el disparo, ni una discusión, nada”, agregó.

El dueño de la casa frente a la cual hallaron al herido ni lo conocía, y tampoco pudo aportar mucho porque a esa hora no estaba. “Justo media hora antes yo había salido con mi mujer, y volvimos a la madrugada, así que no estuvimos en ningún momento. Nos enteramos que había estado la Policía, pero no sabemos nada”, dijo. El que viv enfrente de ese sector tampoco aportó información, porque también había salido según dijo.

Entre los vecinos del barrio corren algunos rumores sobre lo que pudo haber pasado, pero nadie tiene certezas. Algunos piensan que fue un ajuste de cuentas, otros opinaron que “quizá el muchacho vio algo que no tenía que ver”, pero nadie aportó precisiones.

La Policía, que tendría que haber aportado información oficial sobre el hecho a la población, eligió el silencio y hasta la ironía. Cuando este diario realizó una consulta en la comisaría 17, que interviene en el caso, se topó con el único policía que no estaba enterado del crimen. “¿Homicidio, qué homicidio?”, preguntó con tono sarcástico el supuesto oficial de servicio.

No fue el único hecho violento del sábado a la noche. En Chile y Leguizamón, un joven de 21 años recibió un balazo en la zona lumbar en circunstancias que tampoco fueron especificadas. La víctima estaría en terapia intensiva.


Comentarios


Asesinaron de un balazo a un paralítico en Neuquén