Así no hay bolsillo que aguante



Algunos están resignados. Otros sólo se limitan a pedir el ticket y el troquelado del medicamento para solicitar el reintegro en la delegación lo más rápido posible. Lo cierto es que el corte del servicio de farmacias a los afiliados de la obra social Ipross ha generado un descalabro en la economía familiar de cientos de rionegrinos. El problema no radica particularmente en aquellos medicamentos “comunes” que no afectan el bolsillo, sino en los que demandan mayor inversión y que resultan indispensables para le vida de un paciente. “Es difícil decirle a un afiliado que tiene que pagar el monto total de la factura, sin los descuentos. Algunos están resignados pero otros tienen que analizar cómo van a hacer para pagar un remedio”, dijo una de las integrantes del personal de la farmacia ubicada en Mendoza y Viedma, de Roca. Está claro que las patologías más complejas también demandan mayor cantidad de dinero a la hora de adquirir un medicamento: por ejemplo en el caso de un paciente diabético un remedio puede costar desde los 200 a los 1.500 pesos, según la etapa de la enfermedad. Ni hablar de lo que puede costar un remedio para un paciente oncológico y lo delicado que puede resultar el tema si se trata de drogas que sirven para aliviar el dolor. “Ya estamos acostumbrados. Siempre nos pasa algo con la obra social”, dice casi resignado Gabriel, un estatal que además de comprar el remedio también solicitó el ticket y el troquelado para pedir en la delegación del Ipross un rápido reintegro. Aclara que no es mucho el monto, pero el problema es lo que se tarda con el cobro. Eva Greco de la farmacia Ibáñez -de avenida Roca casi Mitre- también opinó sobre el tema y aseguró que hay afiliados a los que les cuesta mucho sacar dinero del bolsillo. “Nos deben algo de abril, de mayo, de junio, de julio y también de agosto. No se puede vivir así”, agregó esta farmacéutica quien aseguró que en el caso de sus clientes les abren una libreta (como la del almacenero) para poder amortiguar el impacto. (AR)


Comentarios


Así no hay bolsillo que aguante