Asunción con desafíos en el hospital de Bariloche

La nueva directora tendrá que enfrentar la cruda realidad económica, con un presupuesto escaso y con creciente demanda de atención. Asumió con promesas de apoyo local y provincial.





SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El director saliente, Felipe de Rosas, pidió al Ministerio de Salud que esté «mas cerca» y brinde más colaboración a su sucesora, Susana Rodríguez, y le aclaró a la autoridades provinciales que «el hospital de Bariloche no es el enemigo».

Rodríguez asumió ayer la dirección con promesas de «apoyo» de la ministra Cristina Uría y el compromiso de acompañamiento del intendente Marcelo Cascón para sortear la severa crisis que atraviesa la institución y el sistema de salud de la ciudad.

La médica, elegida por sus compañeros de trabajo, deberá conducir el funcionamiento del centro de salud más grande de la provincia bajo una fuerte restricción presupuestaria que redujo la asignación de fondos a un tercio de lo solicitado, y la falta de personal e infraestructura adecuados para la actual demanda de atención.

Antes de ingresar al concurrido acto de asunción -en el que se formalizó el traspaso de mando con entrega de teléfono celular incluida- Rodríguez aseguró que «todavía» no se resintieron los programas de prevención ni la atención primaria, que no hay faltantes severos de medicamentos o insumos y que el Ministerio se hizo cargo de la provisión de hierro para embarazadas. Pero advirtió que «si seguimos mucho tiempo sin recursos» puede suceder. En tal sentido recordó que un 60 por ciento de la población de Bariloche, estimada en unos 140.000 habitantes, carece de obra social y se atiende en el hospital.

La nueva conducción cuenta con la promesa del Ministerio de Salud de «intentar abrir el presupuesto para conseguir más dinero» y confía en que los funcionarios responsables articulen alguna solución ya que «son bien conscientes que no sólo el hospital de Bariloche, los otros cuatro hospitales grandes tampoco pueden manejarse con el presupuesto que tienen», dijo la médica.

A la delicada situación de la salud Pública, que atraviesa otra de sus crisis recurrentes, se suma el oscuro panorama del sector privado que podría agravarse si la justicia hace lugar al pedido de desalojo que pesa sobre el Hospital Privado Regional y el Sanatorio del Sol.

El Superior Tribunal de Justicia tiene en sus manos un recurso de casación interpuesto por el médico Miguel González Robinson para invalidar el desalojo judicial accionado por los propietarios tras el remate del inmueble. La causa, que tiene una orden de desocupación del edificio emanada por la Cámara de Apelaciones en agosto de 2007, llegó al STJ cuatro meses después y estaría próxima a definición.

A eso se suma la inestable situación que arrastra el Sanatorio del Sol en su sede de 20 de Febrero 640, donde lleva 5 meses eludiendo el convenio de desocupación suscripto con los propietarios del edificio. El documento venció el 31 de diciembre.

En los discursos del traspaso hubo un punto en común: el apelativo al Ministerio de Salud para que esté «más cerca» del nosocomio y de Bariloche. El más contundente fue el director saliente Felipe de Rosas que dedicó «unas palabras» a la conducción de esa cartera provincial.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Asunción con desafíos en el hospital de Bariloche