Ataúdes y coronas: ¿cómo hicieron?

El jefe del operativo no sabe cómo ocurrió.



#

fútbol de afa

El jefe del operativo de seguridad del superclásico en Mendoza, comisario mayor Daniel Mazzola, admitió no saber cómo, con 1.200 efectivos afectados, hinchas de Boca ingresaron velas, coronas, ataúdes y largas banderas negras para cargar a los de River. Asimismo, destacó que el operativo fue un éxito al no registrarse incidentes ni heridos. “Le soy honesto, no tengo una respuesta” de cómo entraron asumió Mazzola por radio La Red, y aseguró que está “averiguando” cómo pudo pasar, cuando hubo “varias requisas” antes de la apertura del estadio. “Yo estaba presente cuando donde ingresó La Doce, -continuó explicando el funcionario- pero no sé por dónde metieron las banderas negras. Pero decir que hubo connivencia es una locura. Nosotros no tenemos trato ni con la barra de Godoy Cruz…”. Fue en el entretiempo donde hinchas de Boca sacaron a relucir largas banderas negras, coronas, algunos ataúdes y decenas de velas encendidas para cargar el “duelo” de River por el descenso del año pasado. Más allá de ello resaltó los resultados del operativo: “No hubo ninguna bomba de estruendo, ningún cuchillo, no hubo ningún problema ni antes, durante o después” y “ningún herido”. Aseguró que se “secuestró mucha pirotecnia y también elementos como pilas y encendedores”, que suelen utilizarse para lanzar al campo de juego. Dijo poco y nada de las fotos de un encuentro casi romántico entre el segundo de la barra oficial de Boca, Maxi Mazzaro, y una agente de la policía provincial captada en el Arco de Desaguadero, que publicó ayer el diario deportivo Olé. “Estuve con un periodista de Olé y me dio lo que pasó en Desaguadero”, dijo, Mazzola, nada más. En una de las fotos se ve que hubo un beso en la mejilla entre el capo de la barra y la policía, en tanto otro efectivo parece palmear al hincha. En otras se ve a Mazzaro y la agente departiendo entre risas.

La Doce se burló durante todo el partido del presente de River en la B Nacional.


Comentarios


Ataúdes y coronas: ¿cómo hicieron?