“¿Atención al cliente?”



Desde hace mucho tiempo la sucursal Cinco Saltos del Banco Patagonia está durante todo el horario de atención desbordada de gente. Si bien el escaso personal atentamente hace lo que puede por agilizar los trámites, hay que esperar “horas” para ser atendido. Días atrás me indigné al ver el trato que se nos da a los clientes: sin importar, sobre todo, si son personas mayores, discapacitadas o embarazadas, todos estábamos hacinados en interminables colas que salían fuera del local debido al pequeño espacio disponible para tanta cantidad de gente. A esta situación se debe sumar que los abuelos deben sentirse privilegiados si logran sentarse en uno de los sólo tres –sí, tres– asientos que existen en las instalaciones. ¿No es vergonzoso que no tengan ningún tipo de consideración con los mayores, las personas discapacitadas o las embarazadas? ¿No debería ser prioridad para el banco tratar de que la larga espera de sus clientes sea lo más cómoda y llevadera posible al menos ofreciendo un lugar donde sentarse, como ocurre en la mayoría de los otros bancos? No creo que la inversión en unos cuantos asientos sea de un costo tan importante que no puedan solventar. Después de todo no seremos grandes inversionistas, pero somos usuarios del Banco Patagonia y merecemos, creo, algo de atención ya que existen gracias a nosotros, los clientes. La resultante de mi enojo fue una nota al gerente firmada por una gran cantidad de personas que estaban en la larga cola y compartían el reclamo. En caso de remediar esta situación, entonces sí podríamos decir que algo les importa y que cumplieron con la muy usada y poco aplicada frase “atención al cliente”. Liliana Wider DNI 14.368.030 Neuquén


Comentarios


“¿Atención al cliente?”