Atrasos generan fuertes debates

Se dan en el propio aparato del Estado y con empresas privadas.



La ejecución de la segunda etapa del Promeba no fue sencilla en el 2004. Todavía, alguna de las obras -como El Vivero de Bariloche- está atrasada, mientras la empresa mantiene una discusión de las responsabilidades con la cartera de Hacienda, a cargo de la unidad ejecutora de Río Negro.

Hay acusaciones cruzadas de incumplimientos entre la constructora y las autoridades provinciales.

Pero,la mayor pulseada se enquistó en el seno del gobierno de Miguel Saiz a partir de aquellos inconvenientes pero, además, se sumaron las demoras en el inicio de los programas de la nueva etapa, la tercera, con cuatro barrios y un total de 42 millones de pesos.

Una parte del cuestionamiento se advierte desde la cartera de Coordinación, que conduce César Barbeito. A fines del año pasado, este ministerio intentó asumir el manejo y la ejecución del Promeba.

Demoras indudablemente existen.

El ministro de Hacienda, Pablo Verani, aporta sus razones. “Los proyectos están en análisis y en la gestión para obtener los financiamientos correspondientes para sus ejecuciones”.

Al margen de esa argumentación, el funcionario agregó un dato significativo.

“El programa se encuadró en todas las normativas provinciales y recién en el 2004 se incorporó al presupuesto provincial, en el cual anteriormente no figuraba. Esta situación determinó demoras en la reformulación de expedientes, porque ahora esas erogaciones cumplen los trámites como cualquier otro gasto público”, sentenció Verani. (AV)


Comentarios


Atrasos generan fuertes debates