Atribuyen parte del superávit a la "licuación de los salarios"

La inflación se está convirtiendo en "el problema" para el gobierno de Kirchner, porque resta poder a los salarios. Creen, a su vez, que es la gran responsable del creciente superávit fiscal.



El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) afirmó ayer que "más del cincuenta por ciento del superávit fiscal se logra con la licuación de las jubilaciones y los salarios".

Según IDESA, "se observa con claridad que la inflación está siendo utilizado con intensidad para sostener el crecimiento fiscal provocado por la devaluación".

La entidad admitió que esta iniciativa "a resultado políticamente muy atractiva", aunque sostuvo que "el costo de esta estrategia es que los problemas de funcionamiento del Estado se siguen agravando".

Más allá de esto, IDESA admitió que "el repunte en los índices de precios motiva una justificada preocupación por su impacto social y económico".

"Mientras la decisión política no se incline por transformar la organización del Estado, la inflación seguirá jugando un rol estratégico como factor flexibilizador de las restricciones presupuestarias", dijo la entidad en su informe semanal.

"Prueba de ello -expresó- es que más de la mitad del superávit para el 2006 se logra gracias a la erosión que produce la inflación sobre las jubilaciones y los salarios públicos".

El Instituto mencionó que "la inflación es percibida como un fenómeno negativo porque castiga a los más pobres y desalienta la inversión".

A todo esto, analistas ya anticipan que en octubre la inflación seguiría en aumento.

Reveló que en el Presupuesto 2006 el gasto previsional es de 28,8 mil millones de pesos, y se estimó que si las jubilaciones hubieran aumentado al ritmo de los precios, lo presupuestado debería ser de 33,9 mil millones de pesos.

Así, la caída de las jubilaciones produce un ahorro de 5,1 mil millones de pesos.

IDESA mencionó que el gasto en remuneraciones presupuestado para el 2006 es de 17,5 mil millones de pesos, y observó que gracias a que los salarios se ajustaron mucho menos que la inflación, el Estado disminuye sus erogaciones en unos 4,4 mil millones de pesos. (DyN y Télam)

Octubre con 'alta inflación'

La inflación, que registró un aumento del 1,2% en septiembre y acumuló un alza de 8,9% en lo que va del año, empieza a preocupar a los analistas económicos, que creen que la suba de los precios continuará.

Economistas de diferentes extracciones plantearon ayer su preocupación por los aumentos que experimentaron los precios, sobre todo en alimentos y textiles, porque, aunque consideran que están "bajo control", afectan las "condiciones sociales".

Según un informe elaborado por el Banco Río, octubre "volverá a ser un mes con alta inflación", lo cual "sugiere que las presiones inflacionarias persisten, y dentro de las posibles explicaciones detrás del aumento de precios la cuestión monetaria cobrará cada vez más relevancia".

El economista Abel Viglione advirtió ayer que Argentina "ya está en el grupo de países que están en los dos dígitos" de inflación y aseguró que "la discusión salarial para 2006 será salvaje y provocará un descalabro". Viglione estimó que la suba en el costo de vida para el 2006 trepará al 12%. "Creo que hemos pegado un salto en tasa de inflación, un salto de escalón bastante importante. Ya estamos en el grupo de países que están en los dos dígitos", alertó. Consideró que "la discusión de salarios en marzo de 2006 va a ser salvaje", y advirtió que eso generará "un descalabro, excepto que dejen de expandir el gasto". (DyN)


Comentarios


Atribuyen parte del superávit a la "licuación de los salarios"