Aumentaría la presión fiscal a los exportadores

El organismo recaudador trabajaría con "precios de referencia".



Las empresas frutícolas de la región están preocupadas por una resolución que se apresta a firmar la Administración Federal de Impuestos Públicos (AFIP), la cual modifica los parámetros de los denominados precios de transferencias, que son aquellas cotizaciones pactadas entre los exportadores e importadores.

El objetivo de esta resolución de la AFIP es evitar la subfacturación que hoy se observa en ciertos productos exportables.

En principio, la medida afectaría a aquellas empresas locales que tienen sus casas matrices en el exterior. Sin embargo, nadie descarta que se incluya a todas las empresas exportadoras en este esquema.

Con la reglamentación de esta resolución el organismo fiscalizador puede considerar el precio de mercado de un determinado producto exportable, commoditie o no, y calcular con esto el potencial Impuesto a las Ganancias que debería tributar una determinada empresa.

Por otra parte, la AFIP podría determinar los precios de referencia pactados en el mercado y de esta manera comparar los mismos con los declarados en la Aduana para el pago de las retenciones a las exportaciones. La diferencia existente entre estas dos cotizaciones sería plausible de reclamos por parte del organismo recaudador a las firmas en cuestión. Otro de los pro

blemas que se ve con esta original puesta en escena de la AFIP es que el fisco puede llegar a determinar el precio de transferencia al momento de carga de un producto, en vez del precio a futuro y/o consignación pactado oportunamente entre el comprador y el vendedor.

De esta manera, siempre existirá una diferencia sustancial entre lo que exige el Estado para que una empresa pague sus tributos y lo que verdaderamente ésta debe aportar.

Según el diario porteño “El Cronista”, fuentes cercanas al gobierno señalaron que la AFIP encontró importantes irregularidades en las declaraciones juradas sobre los sectores ligados a la actividad automotriz y los laboratorios.

Sobre estos dos segmentos de la economí pesan hoy impugnaciones del fisco respecto de los precios de venta declarados.

La fruticultura regional podría quedar dentro de este esquema, ya que la mayoría de las empresas exportadoras ha recibido intimaciones de la AFIP para que justifiquen los precios de exportación que declaran a la Aduana.

El organismo oficial considera que muchas de estas cotizaciones están por debajo de los precios de mercado y esta subfacturación repercute negativamente en la recaudación fiscal, puesto que es menor la cantidad de dinero que llega a las arcas del Estado por las retenciones a las exportaciones.

Si bien existe bastante incertidumbre sobre los alcances de esta nueva medida, los temores sobre una mayor presión fiscal se hacen sentir en la región. Años anteriores la fruticultura regional había acordado con la Aduana trabajar con una “banda de precios” sobre la cual había que declarar el valor de exportación. Este esquema duró muy poco, puesto que a los meses de ponerse en práctica los empresarios regionales volvieron a recibir intimaciones del organismo recaudador pese a que estaban los precios declarados dentro de la banda acordada.

Asimismo se supo esta semana que la Dirección General Impositiva (DGI) estaría en condiciones de firmar la Resolución General que reglamenta la Ley Nº 25.784 por la que autorizan al organismo nacional a solicitar a las empresas que exportan más de un millón de pesos por año, datos de costos de producción y márgenes de utilidad que manejan para determinar si es razonable el aporte que realizan al Impuesto a las Ganancias.

Para los empresarios estas nuevas medidas tributarias generan más incertidumbre y presión fiscal, lo que podría llegar a frenar inversiones.


Comentarios


Aumentaría la presión fiscal a los exportadores