Aún faltan las últimas “puntadas” al plan para luchar contra el fuego

Si bien los incendios ya comenzaron en la región, aún no está todo listo en el plan de lucha contra incendios forestales. Mientras tanto, los responsables de los organismos no quieren hablar de pronósticos para esta temporada y aseguran que siempre trabajan con la hipótesis de máxima. No se descarta mayor acumulación de material combustible.



SAN MARTIN Y JUNIN DE LOS ANDES .- La región se prepara para los meses más calurosos. En la zona sur del Neuquén, “casi” todo está listo para atacar la temporada de incendios en las áreas de bosques y de estepa. Aún falta la firma de los contratos para los combatientes en Bosques de la provincia.

En Río Negro, el relanzamiento del plan parece un poco más rezagado.

En cuanto a los pronósticos, no se descarta una mayor acumulación de material combustible y de pastizales, a causa de las abundantes precipitaciones del último invierno.

Para esta temporada, la provincia neuquina fue dividida en cuatro áreas para el combate contra incendios forestales y rurales. La jefatura del departamento de Protección Forestal y Manejo del Fuego está basada en Junín de los Andes, y al frente de ella se encuentra el experto Simón Lewis.

Lewis tiene a su cargo toda la coordinación operativa.

A las zonas Norte, Centro y Sur, se les ha sumado ahora la zona Este con base en Picún Leufú. . En la Zona Sur no hubo incorporación de nuevo equipamiento para lucha contra el fuego.

En San Martín de los Andes se dispondrá de una brigada de 8 hombres que trabaja en forma permanente en el Vivero Provincial, y otra brigada conformada por 11 combatientes contratados, que puede ser desdoblada en dos cuadrillas.

A su turno, en Junín de los Andes, Bosques de la Provincia dispondrá de 17 combatientes cuando se produzcan las incorporaciones de contratados.

El Parque Nacional Lanín ya cuenta con 30 combatientes y recorredores contratados, y las novedades de esta temporada están dadas por el cambio de la jefatura de Incendio, Comunicaciones y Emergencias, y la incorporación de una flamante unidad de ataque terrestre todo terreno y completamente equipada.

A su vez, un helicóptero de última generación contratado por la Administración de Parques Nacionales operará desde el aeropuerto Chapelco-Carlos Campos.

El nuevo jefe del ICE del Parque Lanín es el guardaparque Víctoriano Curuhual, un hombre experimentado en combate contra el fuego.

Curuhual recibió esta semana una nueva unidad terrestre de ataque de incendios que fuera importada por la APN, que se suma a los vehículos con que cuenta el Lanín para la lucha contra el fuego. Se trata de una camioneta Ford 250 doble cabina y doble tracción totalmente equipada para el combate, con un tanque de 750 litros de agua incorporado, y dos motobombas junto con 20 tramos de manguera.

En esta unidad pueden desplazarse un jefe de cuadrilla y cuatro brigadistas junto al chofer, y va a ser destinada al ataque inicial del fuego.

El jefe de incendios del Lanín confirmó que desde diciembre operará con base en el aeropuerto Chapelco-Carlos Campos un helicóptero Ecuriel de origen francés, de última generación, con capacidad para cinco personas.

Esta aeronave pertenece a la empresa chilena que ganó la licitación internacional para cumplir con este servicio, y será operada por pilotos argentinos y chilenos.

Se supo también que desde diciembre, el Plan Nacional de Manejo del Fuego dispondrá de un helicóptero Bell UH1H de mediano porte en el Aeropuerto Chapelco, y trascendió que se estudia además el envío de un avión hidrante Dromeder para que opere desde la aeroestación de San Martín y Junín de los Andes. En cada uno de los lanzamientos, esta aeronave puede arrojar unos 2.500 litros de agua.

(ASM y AB)

¿Más pastizales generan peligro?

El temor al recrudecimiento de variables que incidan en el riesgo de incendios fue despejado por los responsables de los organismos intervinientes que señalaron que los preparativos siempre deben contemplar la hipótesis de máxima.

Algunos diagnósticos de organismos técnicos y universitarios señalan el peligro latente que representa la cantidad de material forestal acumulado por la marcada mortandad de árboles tras las sequías de años anteriores y el marcado crecimiento de pastizales generado por las abundantes precipitaciones del último invierno.

El dato es contemplado por las autoridades de combate de fuegos desde distintas ópticas.

El coordinador del PNMF, Daniel Bocos, consideró probable una mayor acumulación de material combustible pero señaló que “desde el estado nos preparamos para una hipótesis de máxima”.

El responsable de la Coordinación de Incendios de Parques Nacionales, Sergio Rusak señaló que “algunos datos nos indicarían que estamos entrando en un período húmero, pero esta información no es científicamente exacta, dado que se carece de datos estadísticos que puedan corroborarlo ya que los registros son muy recientes” .

El guardaparque consideró riesgoso hacer este tipo de diagnósticos, cuyo cumplimiento va a depender de una variable tan inestable como la climática, porque pueden ser mal interpretados por los sectores de decisión política a la hora de administrar los recursos de por si ya escasos. (AB)

Ya se registraron tres incendios en Neuquén

SAN MARTIN Y JUNIN DE LOS ANDES (ASM). Los incendios en la provincia de Neuquén ya empezaron. El primero de los siniestros se produjo el 13 de agosto en la Pampa de Teil, cerca de Andacollo, en el norte neuquino.

En la oportunidad ardió un centenar de hectáreas de pastizales próximas al oleoducto trasandino. El siniestro fue sofocado por combatientes de Bosques de la provincia con asiento en Chos Malal.

A su turno, el pasado 19 de octubre, en el cerro Tres Puntas del departamento Loncopué, al sureste de esta ciudad y al este de los ríos Agrio y Huarenchenque, se produjo otro incendio que afectó unas 500 hectáreas de estepa subarbustiva.

Aparentemente, el siniestro se originó en algún fuego encendido por veranadores en su tránsito hacia zonas altas de la cordillera.

El último siniestro se produjo en Villa Correntoso el 25 de octubre, y por fortuna fue detenido antes de que se convirtiera en un temido incendio de interfase, dada la proximidad de viviendas y cabañas.

El origen se debió a una quema de residuos forestales, y en la oportunidad actuaron efectivos de Bosques de la provincia, de la Municipalidad de Villa La Angostura, de los Bomberos Voluntarios y de la Gendarmería.

Mientras tanto, se confirmó que desde el punto de vista de la coordinación operativa para la lucha contra el fuego de la provincia del Neuquén, en esta temporada ha sido creada una nueva zona con base en Picún Leufú.

La decisión fue tomada por el subsecretario la Producción, Guillermo Pellini.

Se trata de la llamada “Zona Este” que tendrá como base el cuartel de Bomberos Voluntarios de la localidad, ya que allí no hay por el momento una delegación de Bosques del Neuquén.

En el área ha sido recurrente el problema de incendios, particularmente en la zona de chacras que rodean el casco urbano de Picún Leufú. Pero la responsabilidad de esta nueva zona será por el momento acotada a un área pequeña. Por ejemplo, los recurrentes incendios de estepa de la zona de Piedra del Aguila, seguirán siendo responsabilidad de la Regional Sur de Bosques de la provincia.

En la Región Centro con base en Loncopué, el experto Gerardo Isasi será el coordinador. Con base en Chos Malal, en la Zona Norte, habrá otro especialista: Gerardo Catalán. Para la Zona Sur con base en San Martín de los Andes ha sido designado Juan Carlos Espinós.


Comentarios


Aún faltan las últimas "puntadas" al plan para luchar contra el fuego