"Aún hay gente que piensa que no somos creíbles"

CIPOLLETTI (AC).- No fue fácil. Nunca había sido dirigente ni se la conocía en el sector más allá de su actividad en su chacra familiar en Cipolletti. Pero un día le hicieron la propuesta, fue candidata, y asumió un cargo en un ambiente de hombres.

Susana Alvarez (52) es desde el 2001 presidenta de la Cámara de Productores de la ciudad. Desde entonces su camino más de una vez ha estado plagado de dificultades. Y de cuestionamientos, "por decir las cosas". Pero siguió adelante.

Sus principales críticas las recibió por enfrentarse a instituciones como Funbapa y Senasa. Por sus "broncas" por los gastos que realizan estos organismos "a costillas del productor".

"Ha sido difícil ocupar el cargo siendo mujer porque se ve que todavía muchos tienen el concepto de que somos muy charlatanas, que somos poco creíbles. Pero hay un grupo muy lindo que siempre me respalda. Consensuamos, acordamos. Yo digo lo que pienso pero no me impongo", expresó.

Considera que su principal logro en estos años fue "haber podido ordenar la cámara. Estaba funcionando mal. Ni siquiera tenía todos los papeles en regla. Cuando iniciamos la presidencia esto era una brasa. Había muchas presiones", recuerda.

En el 2001 había dos cámaras paralelas. Una, que mantenía Carlos Carrascós, en las históricas instalaciones de calle España. Y otra, que buscaba regularizar la entidad, liderada por Alvarez. "Empezamos con un cuaderno y una lapicera", rememora. Hoy tienen oficinas en el edificio del Consorcio de Riego, donde todas las mañanas se la ve recibiendo las inquietudes del sector.

"Esto puedo hacerlo gracias al apoyo de los chacareros y de mi familia", dice convencida. Mientras está en la cámara o viajando por gestiones, su marido Héctor se ocupa de las actividades que antes compartían en la chacra, y su madre Esther de los quehaceres domésticos que eran su responsabilidad. Sus dos hijos, Darío (24) y Emiliano (20), también la respaldan. Incluso cuando debió estar 15 días sin ir a casa por mantener el reclamo en uno de los tantos tractorazos.

En junio, cumplirá su tercer mandato y se bajará de la presidencia. Ella misma propuso cambiar el estatuto "para que nadie se atornille en la silla". Pero se irá convencida de haber hecho cambios "pensando en el pequeño y mediano productor".


Comentarios


«Aún hay gente que piensa que no somos creíbles»