Ausencia



La dirigencia política rionegrina es poco proclive a elaborar diagnósticos sobre el cuadro político en que se inserta.

Una renuencia que se explica desde la propia visión que el grueso de dirigencia partidaria tiene sobre cómo hacer política.

Ven la política como la consecuencia de voluntad para acumular poder. Una labor en que hacen jugar directamente la acción personal.

Para ellos, la política suele por momentos ser nada más que un inmenso casillero en el que hay que cubrir espacios.

Interpretan que eso es poder.

Desde esta perspectiva, esos planos de la dirigencia toman distancia de toda reflexión que les enturbie sus convicciones.

Así, son ajenos a la formulación teórico intelectual de análisis y procedimientos destinados a evaluar, serenamente y con argumentos sólidos, el contenido y la naturaleza del adversario.

Lo miden en términos de casilleros: “Si ellos están acá, nosotros tenemos que estar aquí”.

Manda “La muñeca”, “La operación”, “El térmico y sus bolsitas”.

Esa es “su política”. Así la sintonizan. Así la ejecutan.

Acción, acción y más acción. Vale más un micrófono de FM para la crítica fácil, que dedicarse a páginas de un libro para saber por dónde anda la política en el mundo.

Nunca detenerse a reflexionar desde el pensamiento crítico. Jamás evaluar dónde se está, cómo se está y ante quién se está.

Sin duda, ésta es la razón en virtud de la cual el sistema de partidos rionegrinos está divorciado de la especulación teórica .

Manda la cultura de la colisión. También del comunicado de contenido insustancial la mayoría de las veces.

Sólo muy pocos de los dirigentes de mayor significación de los partidos con mayor peso específico, escapan a esa sencillez de ver la política.

Oscar Machado, Iván Lázzeri, Fernando Chironi, los legisladores de Encuentro de los Rionegrinos, Miguel Pichetto, Miguel Ciliberto y José Luis Rodríguez conforman ese ese lote que sin duda es más amplio.

Pero no mucho más.

Luego, el desierto. Una pena.

 

Carlos Torrengo

Nota asociada: “La UCR se vuelve anacrónica”  

Nota asociada: “La UCR se vuelve anacrónica”  


Comentarios


Ausencia