Autogobierno



Opinión

Autogobierno

Guillermo Berto gberto@rionegro.com.ar

Datos

Con pasmosa naturalidad, el sargento Néstor Meyreles admitió que se metió en la investigación por la desaparición del oficial Lucas Muñoz sin respetar los canales oficiales ni ser parte siquiera de la comisaría que intervenía en el caso (y reconoció que no era la primera vez que actuaba así). De similar manera, los oficiales Luis Irusta y Maximiliano Morales allanaron la vivienda de Muñoz sin autorización.
Los tres dicen haberlo hecho con buenas intenciones, preocupados por la desaparición de su camarada. No lo sabemos, sólo son sus dichos. Más bien se puede presumir, a la luz de lo que se sabe hasta ahora del caso, que entorpecieron la investigación. Porque aún en el caso de que hubieran actuado con la aludida genuina preocupación, cualquier prueba que hubieran obtenido habría sido nula.
Cuando se habla del autogobierno de la policía, se hace referencia también a episodios como estos. Policías que investigan por su cuenta, o siguiendo directivas de personajes que permanecen en las sombras, o que direccionan la investigación a su antojo.
Debieran tomar nota de esto aquellos fiscales y jueces que confían (delegan en algunas ocasiones) en la policía las investigaciones, y también el poder político, porque teje alianzas con una policía que sigue, muchas veces, sus propios intereses.
La creación de una policía democrática, sometida a efectivos mecanismos de control, es una deuda pendiente.

Comentarios


Autogobierno