“Avance de la mano dura” preocupa a Pérez Esquivel

“Hoy el subversivo lo da la figura del pibe pobre: en él se focalizan los peligros sociales. Con estas políticas públicas no se pone el esfuerzo en la prevención e inclusión, sino en la represión y expulsión del sistema”, analiza el Premio Nóbel de la Paz.



#

SEGURIDAD

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM), organismo defensor de los derechos humanos que preside el premio Nóbel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, expresó su “preocupación” por lo que consideró “el avance de la mano dura” en la provincia de Buenos Aires.

La CPM cuestionó el “esquema de saturación” de la policía bonaerense, el desembarco de Gendarmería y Prefectura en el territorio, como así también la reinstalación del debate sobre la baja de edad de la imputabilidad, propuesto por el candidato del Frente para la Victoria, Martín Insaurralde.

“Sostenemos que éstas (medidas), lejos de resolver la problemática del delito la incrementan, al profundizar la delegación de la seguridad en las fuerzas policiales”, indicaron a través de un comunicado de prensa.

Para la Comisión “el esquema de saturación territorial constituye un dispositivo orientado a controlar a los sectores pobres, centralmente jóvenes, en base a la táctica de la sospecha y fundado en la construcción de un estereotipo que liga la pobreza con el delito”.

“En tiempos de dictadura se construyó al ‘subversivo’ como el ‘otro’ peligroso causante de todos los males. Hoy esto se da en la figura del pibe pobre: en él se focalizan los peligros sociales. Con estas políticas públicas no se pone el esfuerzo en la prevención e inclusión, sino en la represión y expulsión del sistema”, sostuvieron.

Asimismo cuestionaron que “se reinstale el debate sobre la baja de edad de imputabilidad” y recordaron que “entre 2008 y 2010 esta discusión se impuso a través de la agenda mediática y recibió un fuerte apoyo del gobernador (Daniel) Scioli y su ministro (de Justicia y Seguridad) Ricardo Casal”.

“El rechazo colectivo de organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos fue determinante para que no prosperara”, ya que “contundentes argumentos permitieron visualizar que la baja de edad de imputabilidad no tiene incidencia en la problemática del delito, y profundiza el estigma y la violencia estatal y social hacia la niñez”.

Expresaron además que “alarman” las declaraciones públicas de funcionarios y candidatos que señalan a los jóvenes como “responsables de participar en la mayoría de los delitos cometidos” y recordaron que en 2012, sobre un total de 685.808 causas iniciadas, solo el 4,3 por ciento (29.550) correspondieron al fuero penal juvenil.

También rechazaron el anuncio de desdoblamiento del Ministerio de Justicia y Seguridad impulsado por Scioli, porque -dijeron- “se da en el marco de estas respuestas coyunturales efectistas y evidencia la profundización de un discurso demagógico que sigue proponiendo respuestas simples ante fenómenos complejos”.

Por último señalaron que “el principal desafío es la democratización de las fuerzas policiales” y que “para consolidar un sistema democrático pleno deben observarse prácticas democráticas. Para tener una sociedad justa e integrada debe apostarse a profundizar la igualdad brindando más derechos, no restringiéndolos”.


Comentarios


“Avance de la mano dura” preocupa a Pérez Esquivel