Avanzan construcciones en las playas del arroyo Ñireco

Culpan al municipio por no recuperar el espacio público





Alfredo Leiva

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Una de las familias instaladas en las playas que se extienden al Noreste del arroyo Ñireco comenzó una construcción de mampostería sobre el espacio público que el municipio se comprometió a recuperar por la vía judicial en marzo de 2010. El asesor Letrado del Ejecutivo, Sergio Duchman, informó ayer a “Río Negro” que la semana próxima presentará la demanda de desalojo de toda la parcela junto con una medida cautelar para “inhibir” la realización de nuevas construcciones. “Ya tengo todo armado para accionar por esa parte de la costa pero lo tendrá que seguir la nueva gestión”, aseguró. El funcionario justificó los veinte meses transcurridos desde el primer anuncio en que “tengo 165 millones de cosas iguales a esta o parecidas, en todo Bariloche pasa esto”. La fracción ocupada por media docena de casillas precarias, una vivienda de mampostería de dos pisos y otra de una planta se extiende entre la trampa de Salmonicultura del arroyo Ñireco, la costa del Nahuel Huapi y el final de la calle Misiones. Los ocupantes originales del espacio público se fueron muriendo y los lotes fueron tomados por familiares o conocidos que cambiaron las casillas precarias por viviendas más sólidas, sin planos ni permiso de obra del municipio, haciendo caso omiso a las infracciones y ordenes de paralización libradas por Obras Particulares. En 2006 la construcción de una casa de dos plantas consolidó la toma, generando importantes fricciones con los vecinos de las calles aledañas. Tras una larga tramitación el municipio dispuso la demolición pero un amparo judicial eximió al ocupante, Osvaldo Fernández, de cumplir la orden y pagar la multa de $2.000 regulada por la jueza de Faltas. El caso llego hasta el Superior Tribunal de Justicia que declinó revisar la medida cautelar por falta de apelación del municipio pero advirtió que debía “darse conocimiento de la existencia de la causa a la Fiscalía de Estado de la provincia” ante “la posibilidad de comprometerse el patrimonio público (cursos, playas e infraestructura correspondiente al Arroyo Ñireco)”. En noviembre de 2010 Duchman comunicó a este diario la determinación de frenar y si es necesario “demoler” la segunda construcción, iniciada por un nuevo ocupante de esas tierras fiscales costeras que se pretendía recuperar y preservar como espacio público.

Desde la comuna se informó que la semana próxima presentarán una demanda de desalojo de la parcela.


Comentarios


Avanzan construcciones en las playas del arroyo Ñireco