Ayuda urgente para los sobrevivientes y más horror en Nueva Orleans

El presidente de EE. UU. anunció que las familias afectadas recibirán 2.000 dólares.



El presidente estadounidense, George W. Bush, anunció ayer que las familias afectadas por el huracán “Katrina” recibirán 2.000 dólares cada una. Esta “ayuda de emergencia” servirá para cubrir las necesidades inmediatas de los afectados, señaló Bush en Washington. “Muchos de ustedes han sido evacuados (…) y se han encontrado lejos de casa sin la identificación adecuada o ropa para cambiarse”, manifestó Bush. “Muchos de ustedes no tiene autos o medios de transporte y no pueden acercarse a un banco (…) y muchos no tienen acceso a cuentas”, añadió. Así podrán recurrir donde se encuentren a la ayuda y los subsidios implementados hasta el momento por el Estado, como los servicios de seguro médico.

Bush habló en momentos en que el Congreso se apres

taba a aprobar 51.800 millones de dólares en ayuda de emergencia y recuperación para las víctimas.

Unas 400.000 familias afectadas ya se han registrado ante la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), pero aún faltan decenas de miles, indicó Bush. Esta agencia, al igual que el presidente, han sido criticados por la lenta respuesta a la catástrofe. Se estima que un millón de personas debieron abandonar sus hogares tras el paso de “Katrina”.

El mandatario aseguró que el gobierno también permanecerá en el largo plazo junto a las víctimas del huracán y proclamó el 16 de septiembre como el “Día de la oración y el recuerdo”. Quien no la pasó nada bien ayer fue el vicepresidente Dick Cheney, quien recorrió la zona para tener otra impresión de primera mano y evaluar formas de cortar las trabas que impiden las operaciones de socorro, pero se encontró con la furia de los afectados. Mientras el funcionario explicaba a la prensa que las autoridades federales no son siempre responsables de la seguridad, un joven le gritó: “¡Vaya a hacerse dar por el culo, señor Cheney!”.

Por otro lado, el hallazgo de más de 30 cadáveres en un asilo de ancianos de un suburbio de la devastada Nueva Orleans causó conmoción en rescatistas y sobrevivientes del huracán, que creen ver en este hecho un presagio de lo que está por venir. Funcionarios anunciaron que 25.000 bolsas para cadáveres fueron enviadas a la zona de desastre.

Cientos de cuerpos están siendo recuperados de las calles de la ciudad mientras se intensifica una operación para bombear las aguas putrefactas de Nueva Orleans, que podría durar unos tres meses. Ayer continuaba la evacuación forzosa de casi 15.000 personas. (AP-AFP)

Notas asociadas: “Bush no hizo lo suficiente” Más de un millón de desplazados en busca de un nuevo hogar La solidaridad argentina

Notas asociadas: “Bush no hizo lo suficiente” Más de un millón de desplazados en busca de un nuevo hogar La solidaridad argentina


Comentarios


Ayuda urgente para los sobrevivientes y más horror en Nueva Orleans