Bachelet busca salvar del quiebre a la Concertación chilena

SANTIAGO (Télam).- La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, afirmó ayer que hará "lo necesario" para defender la unidad de la Concertación por la Democracia, luego de que los ex presidentes Ricardo Lagos y Patricio Aylwin advirtieran sobre riesgos para la continuidad de la coalición gobernante.

"Lo más importante es no perder de vista que la Concertación ha logrado transformar este país en los últimos 18 años y que es patrimonio de todos los chilenos y nadie tiene derecho a dañar esa unidad", dijo la mandataria. Bachelet formuló la exhortación en medio de la crisis que vive la alianza oficialista luego de que los partidos Por la Democracia y Radical Social Demócrata -integrantes menores de la coalición- acordaran presentar listas separadas para la elección de alcaldes y concejales de octubre próximo.

La decisión es criticada y resistida por los dos socios mayores de la Concertación, los partidos Socialista -al que pertenece Bachelet- y Demócrata Cristiano. La tensión subió en los últimos días, a punto tal que Bachelet, empeñada en mediar en el conflicto, admitió anteayer que abandonaba ese intento, lo cual parece revertirse con sus recientes dichos. "Yo me voy a preocupar, como presidenta de Chile, para que esa unidad siga siendo el patrimonio que todos los chilenos esperamos", destacó la jefa del Estado.

Horas antes, Lagos advirtió que la Concertación está en "grave riesgo". "Creo que lo que está ocurriendo es algo grave, en tanto uno de los principios fundamentales, que es la convergencia y unidad de los partidos, se está perdiendo", manifestó. "No es posible que un grupo de partidos notifique a otros de un cierto camino, porque ello equivaldría a poner una tensión imposible de resistir", agregó Lagos.

En tanto, Aylwin fue un poco más allá al responder a una pregunta sobre si la Concertación corre el peligro de perder tras cuatro mandatos consecutivos: "Es evidente que este riesgo existe", respondió . Aylwin y Lagos son dos de los tres antecesores de Bachelet desde que se restauró la democracia en Chile, tras la dictadura que encabezó el general Augusto Pinochet.

Dirigentes políticos del PS y del PDC recordaron que de presentarse divididos, darán la señal de que en los comicios de parlamentarios y presidenciales pueden hacer lo mismo, lo que implicaría el comienzo del fin de la coalición de gobierno.


Comentarios


Bachelet busca salvar del quiebre a la Concertación chilena