Baja en el gabinete de Sharon por retirada de Gaza

Se fue Netanyahu por su oposición a la operación. Ortodoxos tienen esperanzas de que revea la medida.



JERUSALEN.- El gabinete del gobierno israelí aprobó ayer la primera fase de la retirada de la Franja de Gaza, en la que serán evacuados tres asentamientos judíos, por una mayoría de 17 votos contra 5, informaron medios israelíes. El ministro israelí de Finanzas, Benjamin Netanyahu, anunció antes de la votación la renuncia a su cargo en protesta por la retirada.

La renuncia ha zarandeado la posición del primer ministro Ariel Sharon en su partido, el Likud, y ha devuelto un atisbo de esperanza a la ultraderecha y a los colonos para impedir la retirada. En una carta dirigida al gabinete, el ex primer ministro (1996-1999) tomó distancia de la iniciativa del jefe de gobierno, Ariel Sharon. Por su parte, Sharon decidió nombrar al viceprimer ministro Ehud Olmert para cubrir temporariamente la vacante dejada por Netanyahu.

Olmert, considerado el aliado político más cercano de Sharon, se desempeñaba hasta ahora como ministro de Comercio e Industria. Su nombramiento como ministro de Finanzas interino es considerado un fortalecimiento de la determinación de Sharon de llevar a cabo la retirada israelí de la Franja de Gaza.

En conferencia de prensa, Netanyahu dijo que siguió su "conciencia para alcanzar esta decisión" y que no va a "formar parte de una movida que amenaza la seguridad de Israel".

El político afirmó que no espera que su renuncia detenga la retirada israelí de la Franja de Gaza, pero que no puede ser parte de un plan que llevaría al establecimiento de una base terrorista en Gaza.

Netanyahu agregó que entiende "la inclinación por abandonar la Franja de Gaza y el deseo de paz", pero dijo que piensa que la paz puede alcanzarse de otras formas. "La única forma de combatir el terrorismo es combatir al terrorismo, y no hacerle gestos", afirmó.

La decisión del ministro ensombreció la ratificación del gabinete de la evacuación del primer grupo de asentamientos -Netzarim, Kfar Darom y Morag-.

Debido a una decisión previa del gabinete, cada fase de la retirada debe ser votada por separado.

Después de dos años y medio en el puesto, Netanyahu sostuvo que completó las reformas económicas que pensaba realizar y que impulsaron la economía israelí, y que ahora no puede verse a sí mismo avanzando en el "ciego" camino del gobierno hacia la retirada. En su carta de renuncia, Netanyahu había dicho que la retirada "socava la seguridad de Israel, divide a la nación, promueve el regreso a las fronteras de 1967 (...) y no es la forma de alcanzar la paz".

"Durante los últimos meses esperé que el gobierno abriera los ojos a esta clara realidad y cambiara el curso, pero sucedió lo contrario", sostiene la carta.

El gobierno israelí planea comenzar a mediados de agosto con la evacuación de la Franja de Gaza, y luego le seguirá Cisjordania. Sharon subrayó que la retirada se realizará tal cual estaba previsto.

Netanyahu ya había criticado repetidamente la retirada y solicitó, sin éxito, posponer la evacuación. Había recibido duras críticas dentro de su partido, el ultraconservador Likud, al que también pertenece Sharon, por no oponerse con mayor firmeza a la retirada. La renuncia de Netanyahu poco antes de la retirada es considerada una jugada política en el pulso entre los dos políticos. (DPA/AFP)

Una dimisión con mucho de jugada política

Pocos días antes del inicio de la retirada de la Franja de Gaza, el ministro de Finanzas israelí, Benjamin Netanyahu, se distanció del primer ministro Ariel Sharon mediante una renuncia presentada con dramatismo. "Llegó la hora de la verdad", afirmó Netanyahu. En sus palabras, la retirada es irresponsable, pone en peligro la seguridad de Israel, divide al pueblo y promueve el regreso a las fronteras de 1967.

Sin embargo, ayer estaba claro que su renuncia no alterará la retirada prevista para mediados de agosto. Los colaboradores de Sharon acusan por ello al ministro de Finanzas de una jugada política en el marco de la lucha de poder con Sharon y sostienen que Netanyahu quiere posicionarse en la derecha política y en el partido Likud, al cual ambos pertenecen.

Los opositores al levantamiento de los asentamientos judíos y puestos del Ejército en los territorios palestinos ejercieron una presión enorme sobre el ministro de Finanzas y lo llamaron varias veces a abandonar el gobierno.

"El paso de Netanyahu tiene una motivación política, porque cree que habrá elecciones anticipadas después de la retirada", dijo un colaborador de Sharon.

Netanyahu asumió el puesto de primer ministro de Israel en 1996 tras una serie de sangrientos atentados suicidas con la promesa de una "paz segura". Después de su humillante derrota electoral en 1999 se tomó un "descanso político". Tres años después volvió al escenario político como ministro del Exterior.

Ya en ese entonces casi no había dudas de que como archi-rival de Sharon pensaba utilizar los puestos ministeriales como trampolín para volver al sillón del primer ministro. Según las encuestas, la mayoría de la población en Israel está a favor de la retirada impulsada por Sharon. El mismo Netanyahu votó en el Parlamento por detalles de la retirada, sin poder cosechar ventajas políticas por ello. (DPA)


Comentarios


Baja en el gabinete de Sharon por retirada de Gaza