Bajo la presión de firmas españolas

Duhalde sintió ayer, apenas bajó del avión en Madrid, la fuerte presión de las empresas españolas que invirtieron en la Argentina por las pérdidas que les originó la devaluación. Repsol, Telefónica, Endesa y el Banco Santander expresaron duras críticas. Hoy pedirá por libre comercio a la UE.

MADRID.- El presidente Duhalde pedirá hoy clemencia financiera para la Argentina y menos barreras en Europa para vender productos del Mercosur, pero no pudo impedir ayer que Argentina sea la oveja negra de la Cumbre de Madrid, responsabilizada de cuanto mal sufren las empresas españolas.

En el mismo momento en que el mandatario aterrizaba con su avión Tango 01 en la base aérea militar de Torrejón, la televisión y las radios de la capital española martillaban informando que la petrolera española Repsol-YPF, la empresa más grande de Argentina, venderá un 20% de su capital en Gas Natural «a raíz de la aguda crisis» de la Argentina.

La comitiva argentina disfrutó de una jornada primaveral, pero los noticieros le dieron una áspera bienvenida al reportar con crudeza que Repsol, pionera en el desembarco español en Latinoamérica, dijo que ganó 49,2% menos en el primer trimestre de 2002 que en igual período del año pasado, pura y exclusivamente por culpa de la hecatombe argentina.

Telefónica, casi una «nave insignia» al iniciar la oleada de inversiones en 1990, ha revelado que sus beneficios cayeron 72% por los estragos que provocó una fuerte devaluación tras el naufragio de la convertibilidad, que forzó al país a endeudarse hasta el tuétano, lo que desembocó en diciembre en una unilateral moratoria, que la comunidad financiera no olvida ni perdona.

Con un pie afuera y otro adentro del país dijeron estar bancos como el Santander, la energética Endesa y otras del sector comercial minorista de indumentaria como Mango o Adolfo Domínguez, en un rosario de lamentos que retumbaba cuando Duhalde se alojó en el Hotel Ritz, amurallado por centenares de policías al descubrirse el miércoles una célula de terroristas vascos de ETA armados de explosivos hasta los dientes, entre cuyos blancos estaba la Cumbre.

El mandatario argentino se llamó a silencio hasta el viernes, cuando ocupará un lugar estelar junto al jefe del gobierno español, José María Aznar, presidentes pro témpore ambos de la Unión Europea (UE) y el Mercosur, respectivamente, para presentar un acuerdo de facilitación de negocios anémico para las necesidades del bloque sudamericano amenazado además de contagiarse del virus financiero que propaga Argentina.

«El Presidente (Duhalde) abogará para que la UE abra cuanto antes la zona de libre comercio con el Mercosur, aunque entendemos que la facilitación de negocios es un avance», dijo una alta fuente de la comitiva argentina.

Incómodos por ser el centro de torvas miradas, Duhalde y su canciller Carlos Ruckauf, en ausencia todavía del ministro de Economía, Roberto Lavagna, los argentinos se preparaban para recibir «un tirón de orejas» de Aznar por el desmadre económico y la demora en hacer los deberes que le ha pedido el Fondo Monetario Internacional .

(AFP y EFE)

El Banco Río prometió mantener sus inversiones

MADRID.- El presidente Eduardo Duhalde dijo haber recibido la promesa del titular del Grupo Santander Central Hispano (SCH), Emilio Botín, de que continuará manteniendo sus inversiones en el país.

«Emilio Botín, con quien me reuní ayer por tercera vez, me reiteró la decisión de permanecer instalados en la Argentina», afirmó Duhalde, al referirse a la conversación mantenido con el directivo del SCH, grupo controlante del Banco Río de Argentina.

En declaraciones a la prensa en Madrid, distribuidas en Buenos Aires por la oficina de prensa gubernamental, el presidente Eduardo Duhalde afirmó que el banquero dijo que continuará en la Argentina porque «tiene potencialidad» y porque «está dispuesto a ayudar cuando se den las condiciones».

El jefe de Estado se reunió ayer con Botín y con Francisco Luzón, consejero director del Santander Central Hispano, durante su visita a Madrid para participar de la II Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, que se inaugurará oficialmente hoy.

Durante la charla, Duhalde y el poderoso banquero también dialogaron sobre las posibles salidas al corralito financiero del sistema bancario argentino, según reveló el propio presidente.

Dijo que se habló de la entrega de bonos a los ahorristas y que se coincidió en que «deben tener un buen valor, ya que si no estarían condenados al fracaso».

Cuando se le consultó sobre si durante el encuentro se habló sobre la situación procesal en la Argentina de la hija del banquero, Ana Botín, por la causa de fuga de capitales, Duhalde se limitó a contestar que «no se tocó el tema» durante la charla. (DYN)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora