Bajo presión



Weretilneck le había solicitado días atrás a su ministro Palmieri un acuerdo entre productores y empresarios para poder levantar la cosecha sin problemas. Traducido: frenar los tractores que quieren salir a la ruta y presionar a las exportadoras para que acepten un precio base que compense los costos de producción. La buena relación de Palmieri con el sector empresario abría expectativas en Viedma sobre un mínimo acuerdo, por lo menos hasta que terminara la cosecha. Pero los exportadores se mantuvieron en su posición y no cedieron a los requisitos del actual ministro y exasesor de CAFI. La postergación de “definiciones” no cayó bien en Viedma y todas las miradas apuntaron a Palmieri. Fuentes cercanas al gobernador aseguran que esta semana se redoblará el esfuerzo para tener una respuesta de CAFI sobre el precio base que exigen productores y el secretario Álvarez para antes de la cosecha.


Comentarios


Bajo presión