Bajo presión, Sudán promete resolver crisis



JARTUM.- Sometido a creciente presión internacional, Sudán dijo ayer que cumplirá con la resolución de la ONU que lo amenaza con “medidas” si en 30 días no desarma a las milicias acusadas de matar a miles de personas en la región occidental de Darfur, y depuso así su rechazo inicial al mandato.

“Sudán no está feliz con la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, pero tratará de cumplirla dentro de sus posibilidades”, dijo el embajador sudanés ante la Unión Africana (UA), Osman Al Said. “Porque si no la cumplimos, sabemos que nuestros enemigos no dudarán en tomar otras medidas contra nuestro país”, agregó Said.

El gobierno sudanés había rechazado ayer la resolución por considerarla “inapropiada”, y acusó a Estados Unidos de manipular al Consejo de Seguridad, órgano ejecutivo de la Naciones Unidas.

El mandato de la ONU amenaza con tomar “medidas” si Sudán no desarma en 30 días a las milicias árabes Janjaweed, aliadas de las fuerzas sudanesas en la represión de un levantamiento de dos grupos rebeldes de Darfur iniciado en 2003.

Naciones Unidas estima que unas 50.000 personas murieron y 1.200.000 debieron abandonar sus hogares por ataques de los Janjaweed y las tropas regulares en la empobrecida y árida Darfur, poblada mayoritariamente por comunidades negras y cristianas.

La ONU sostiene que la crisis en Darfur, desatada en febrero de 2000, es actualmente la mayor catástrofe humanitaria del mundo.

A su paso por Kuwait en el marco de una gira por Medio Oriente, el secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, sumó presión sobre Sudán al prometer acelerar los esfuerzos para resolver la crisis. “El gobierno de Sudán puede decir lo que quiera. El Consejo de Seguridad de la ONU habló con un voto poderoso”, dijo Powell a la prensa en referencia al rechazo inicial de la resolución por parte de Jartum.


Comentarios


Bajo presión, Sudán promete resolver crisis