Bajo tensión, Saiz prometió invertir 30 millones

Se reunió con familiares de las víctimas pero no las conformó.



#

Alfredo Leiva

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El gobernador Miguel Saiz atribuyó la crisis que atraviesa Bariloche a la incapacidad del turismo para brindar sustento económico a todos los sectores sociales y enumeró una larga serie de acciones que el gobierno piensa desplegar para atender las demandas más urgentes.

Saiz participó ayer de una extensa reunión con funcionarios provinciales y municipales en instalaciones del ex Hogar Gutiérrez, mientras un grupo de manifestantes presionaba sobre la puerta para exigirle explicaciones por la represión policial y pedir su renuncia y la de otros funcionarios.

Los miembros de la Multisectorial que pide justicia por los tres jóvenes asesinados hace dos semanas en el Alto no pudieron reunirse con el gobernador, quien sólo recibió a los familiares de las víctimas.

Saiz también dialogó con los periodistas al cabo del encuentro y detalló las medidas, proyectos e inversiones asignadas a Bariloche, por un monto total que estimó en unos 30 millones de pesos.

El extenso recuento incluye en realidad muchas obras que ya fueron anunciadas hace tiempo y otras que están en plena ejecución, como la escuela primaria para el barrio Omega, el centro de salud de Las Quintas o las cámaras de seguridad en la terminal.

Saiz dijo que la comisaría 28 será relocalizada en el espacio que hoy ocupa una plazoleta, a unos 300 metros de su emplazamiento original. También aseguró que están en trámite las licitaciones para construir otra comisaría en el ingreso de la ciudad y una más para la zona Este.

Entre otras medidas anunció la asignación de 2 millones de pesos a la Damas Salesianas para la construcción de un polideportivo en El Frutillar, la creación de un hogar Caina para adolescentes mujeres y el lanzamiento de un programa de prevención de adicciones, con una inversión de 120 mil pesos.

También dijo que el gobierno duplicará la asignación de fondos al programa Habitar en Familia y pondrá en marcha otro programa para “articular con las mesas de concertación barrial y organizaciones sociales de base”.

Los manifestantes reclamaron renuncias, pero Saiz dijo que no dejará su cargo y también descartó la posibilidad de desplazar a cualquiera de sus funcionarios, a no ser que existan “responsabilidades determinadas por la Justicia”.

Este diario le preguntó si, dada la gravedad de la crisis, contarían también las responsabilidades políticas. “No están siendo evaluadas en este momento”, fue la drástica respuesta del gobernador.

En relación con el cuadro social que enfrenta la ciudad, Saiz diagnósticó que “hay dos Bariloche, uno que pide más presencia policial y otro que no quiere la presencia policial, por un problema social, de desocupación y de adicciones realmente importante”. Agregó que “hay un sector de la ciudadanía que no tiene receptividad desde el punto de vista del trabajo, en las actividades del rubro turismo”.

En relación con la muerte de los tres jóvenes, Saiz admitió que Diego Bonefoi fue víctima de una bala policial, pero dijo que en los casos de Nicolás Carrasco y Sergio Sandoval la Justicia deberá determinar lo ocurrido, porque hay versiones que atribuyen sus muertes a armas policiales “y otras dicen que las balas salieron de armas tumberas”.

El gobernador aseguró que durante la represión el grupo BORA solo disparó balas de goma y gases irritantes. Negó además que el personal policial esté mal pago. “Si algo ha hecho este gobierno desde 2004 en adelante ha sido la recuperación salarial de todos los empleados públicos”, aseguró.

Saiz encontró una de las razones de la crisis en que “el rubro turismo” no ofrece trabajo a parte de la ciudadanía.

BARILOCHE TRAS LA VIOLENCIA


Comentarios


Bajo tensión, Saiz prometió invertir 30 millones