Baldíos: otra cara de la urbanización

Cipolletti cuenta con un alto porcentaje de terrenos sin edificar. Desmalezamiento y limpieza son tareas que el frentista debe llevar a cabo con periodicidad para evitar la proliferación de roedores e insectos.

#

Muchos de los terrenos que no se mantienen terminan transformándose en microbasurales.(Foto: florencia salto )

Al igual que los microbasurales, los terrenos baldíos pueden volverse peligrosos cuando no se realiza el mantenimiento correspondiente.

Desmalezamiento y limpieza son tareas que el frentista debe llevar a cabo con periodicidad para evitar la proliferación de roedores, insectos y basura que los mismos vecinos comienzan a tirar en estas parcelas de tierra no edificada.

En Cipolletti es común ver estos espacios en muy mal estado, a pesar de que desde el Municipio emiten incontables multas y realizan, a costo del propietario, las tareas de limpieza. Las medidas parecieran no ser suficientes.

El secretario de Servicios Públicos, Jorge Ulovec, explicó que paralelamente a la temporada estival comienzan a inspeccionar los diferentes sectores de la ciudad para controlar el estado de estos terrenos. La dirección de Espacios Verdes cuenta con una cuadrilla de operarios y con un tractor desgrosador, orquilleros y un camión recolector. De esta forma supervisan y desmalezan las parcelas que no se encuentran en condiciones.

Ulovec destacó que en las últimas semanas realizaron además, el desmalezamiento del camino lindero a la ciclovía, hasta el Puente 83, en los espacios verdes del barrio 12 de Septiembre, las plazoletas que acompañan a la avenida La Plata y su desembocadura en la Ruta 151.

“Los terrenos ociosos son un foco infeccioso y colaboran con la proliferación de roedores y arañas, y es responsabilidad del contribuyente efectuar las tareas que sean necesarias para evitar estas condiciones”, expresó el funcionario y agregó que “colaboran con la existencia de microbasurales”.

María Eva Reyes, directora del área de Recaudación, explicó que desde Servicios Públicos envían las actas luego de supervisar y desmalezar las parcelas ociosas, para que desde este sector se informe al contribuyente el costo de la limpieza y la multa a pagar que es, entre ambos servicios, de 27 pesos por metro cuadrado. Un terreno promedio tiene en la ciudad alrededor de 300 metros cuadrados, por lo que el monto más frecuente alcanza unos 8.100 pesos.

“Lo que nos reclaman los vecinos (que tienen terrenos ociosos) es que en forma privada se les cobra más barato. Vivir en sociedad implica derechos y obligaciones”, recordó Reyes. Por otra parte reconoció que “no hay una multa progresiva por reincidencia”. A pesar de esto, “nuestros contribuyentes no lo ven como algo económico”, se lamentó.

Además de mantener el terreno, los frentistas deben afrontar un impuesto al baldío que, en la zona más valuada, es decir en el centro, tiene un valor promedio de 670 pesos por mes. Los baldíos más alejados, bordeando lo rural, pagan unos 80 pesos. Reyes precisó que el vecino que solo posee esa propiedad “está exento durante 5 años del impuesto al baldío”, y agregó que “cuando un ciudadano construye se pide un permiso de construcción en la Municipalidad y ello elimina el impuesto durante la obra, esto dura 18 meses y si no terminaron de construir se extiende por otros 18 meses más”, remarcó el funcionario.

Por otra parte, Ulovec informó que “el terreno, además de estar en condiciones debe estar cercado”, y agregó que “las tareas que se realizan implican la remoción de plantas, recolección de residuos y en los casos necesarios el tratamiento con herbicidas, pero no incluyen remoción de escombros”, enfatizó.

“El fin del Municipio no es recaudar, sino que el vecino entienda y tome conciencia de esta problemática”.

Jorge Ulovec, secretario de Servicios Públicos.

“Los vecinos aseguran que en forma privada se les cobra más barato el desmalezamiento y mantenimiento del terreno”.

María Eva Reyes, directora del área de Recaudación.

Datos

Datos

“El fin del Municipio no es recaudar, sino que el vecino entienda y tome conciencia de esta problemática”.
“Los vecinos aseguran que en forma privada se les cobra más barato el desmalezamiento y mantenimiento del terreno”.
$ 18
Es lo que cobra el Municipio por desmalezar. A ello se suman $ 9 por metro cuadrado en concepto de multa.
$ 8.100
Es lo que termina abonando un terreno de 10 por 20 metros por las tareas de limpieza realizadas por la comuna.

Comentarios


Baldíos: otra cara de la urbanización